Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 18.Octubre.2019
Belvedere
Pinto
  |   16.Septiembre.2019   |   Por:  
Carolina Toro

Un llamado a educar en Economía Naranja, a pensar en Naranja

Cámara de Comercio de Ibagué
Crédito: 
Ecos del Combeima
De las 40.300 empresas Naranja que se crearon en Colombia durante el primer trimestre, solo 186 se crearon en Ibagué, lo cual representa el 0.43% de las empresas de Economía Naranja creadas en Colombia y el 0.19% del total de empresas creadas en el país. Por: Carolina Toro.

Seguir encontrando que en nuestra región continuamos lejos de avanzar en temas de emprendimiento, competitividad e innovación,  lleva a preguntarse qué tanto se sabe de Economía Naranja. Debe ser muy bajo el porcentaje de entendimiento o conocimiento de dicha política, pues las cifras no concluyen lo contrario.

De las 40.300 empresas Naranja que se crearon en Colombia durante el primer trimestre, solo 186 se crearon en Ibagué, lo cual representa el 0.43% de las empresas de Economía Naranja creadas en Colombia y el 0.19% del total de empresas creadas en el país

El reciente estudio de Confecámaras, muestra que se crearon cerca de 96.000 empresas en Colombia durante el primer trimestre; el 42% de estas tienen relación con Economía Naranja. Confrontando esta información para el caso de Ibagué, encontramos que se crearon 1.761 empresas durante el mismo periodo y que 186 empresas serían de economía Naranja; es decir, de las 40.300 empresa Naranja que se crearon en Colombia durante el primer trimestre, solo 186 se crearon en Ibagué, lo cual representa el 0.43% de las empresas de Economía Naranja creadas en Colombia y el 0.19% del total de empresas creadas en el país. Seguir encontrando que en nuestra región continuamos lejos de avanzar en temas de emprendimiento, competitividad e innovación,  lleva a preguntarse qué tanto se sabe de Economía Naranja. Debe ser muy bajo el porcentaje de entendimiento o conocimiento de dicha política, pues las cifras no concluyen lo contrario.

El Presidente Iván Duque fue el ponente de la hoy Ley de Economía Creativa o Ley Naranja (Ley 1834 de 2017), que  busca desarrollo económico, cultural y social a través de desarrollar, incentivar y proteger la industria creativa fundamentada en  “la creación, producción y distribución de bienes y servicios, cuyo contenido de carácter cultural y creativo se puede proteger por los derechos de propiedad intelectual.” 

Con la Ley de economía Naranja se han dispuesto una serie de herramientas para apoyar la creación, consolidación y crecimiento de empresas que se encuentren enmarcadas dentro de sectores  tales como por ejemplo: “Editoriales, audiovisuales, fonográficos, de artes visuales, de 'artes escénicas y espectáculos, de turismo y patrimonio cultural material e inmaterial, de educación artística y cultural, de diseño, publicidad, contenidos multimedia, software de contenidos y servicios audiovisuales interactivos, moda, agencias de noticias y servicios de información, y educación creativa”.

Es de tal importancia para el Gobierno Nacional impulsar el emprendimiento, que precisamente, es uno de los pilares del Plan de Desarrollo Nacional llamado Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad.  Legalidad + Emprendimiento = Equidad. En su contenido encontramos 12 pactos transversales, dentro de los cuales se encuentra el  pacto por la protección y promoción de nuestra cultura y desarrollo de la Economía Naranja. Para poder llevar a cabo esta política, el Gobierno Nacional ha articulado con 21 entidades más de 70 programas para apoyar los proyectos creativos. Es un verdadero ejemplo de cooperación, sinergia y articulación interinstitucional, ya que logra impulsar la política Naranja a través de la integración y articulación de diferentes entidades tales como el Ministerio de Cultura, Bancoldex,  Dane, Dian, Findeter, INNpulsa Colombia, Procolombia, Sena, MinTic, entre otras. 

Los resultados han sido muy buenos para aquellas regiones que han aprovechado los programas que van desde financiamiento hasta promoción, acompañamiento, regulación y motivación para generar cultura de emprendimiento. Todos los programas pueden encontrarse en las páginas web de las entidades mencionadas.

En Ibagué pueden acudir a la Cámara de Comercio para conocer los programas que se tienen vigentes con INNpulsa Colombia, así como también el Sena. Para quienes tengan la inquietud de aprender sobre los programas, recomiendo mucho acceder a la página de INNpulsa Colombia, que es la Unidad de Gestión de Crecimiento Empresarial, y promueve el emprendimiento, la innovación y el desarrollo de las empresas para mejorar la competitividad.  INNpulsa posee diferentes programas, alianzas y convocatorias de recursos financieros y no financieros.

Adicionalmente, el  Presidente Duque el pasado 12 de septiembre firmó el decreto 1669, que pretende incentivar la creación de empresas de Economía Naranja, otorgando beneficios fiscales para empresas que se constituyan hasta el 31 de diciembre de 2021; el incentivo consiste en una exención de impuestos durante siete años.

Existen una serie de herramientas otorgadas por el Gobierno Nacional, que se deben aprovechar para generar crecimiento y desarrollo. Es importante que la academia, los gremios, los medios de comunicación y las entidades que participan en el desarrollo de la política Naranja, hagan una efectiva divulgación de la misma, junto con los diferentes programas a los que se pueden acceder. Este es el reto inicial, informar y enseñar para que la ciudadanía en general tenga acceso y así mismo aprovechar que nuestra región es rica en cultura y seguramente muchos nuevos emprendedores podrán surgir si conocen de la Ley y sus programas.

Les dejo esta cita que transmite la importancia de desarrollar cultura, de crear y de emprender con ella.   “El fomento del bienestar y las libertades que buscamos en el desarrollo no puede sino incluir el enriquecimiento de las vidas humanas a través de la literatura, la música, las bellas artes y otras formas de expresión y práctica cultural, que tenemos razones para valorar (…) Tener un alto PIB per cápita pero poca música, arte, literatura, etc., no equivaldría a un gran éxito en el desarrollo. De una forma u otra, la cultura envuelve nuestras vidas, nuestros deseos, nuestras frustraciones, nuestras ambiciones y las libertades que buscamos. La libertad y la oportunidad para las actividades culturales se encuentran entre las libertades básicas cuya mejora puede considerarse constitutiva del desarrollo”.