Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 07.Abril.2020
  |   28.Febrero.2020   |   Por:  
Gerardo Gómez

Paciente de Coomeva vive una verdadera ‘tortura’ por falta de medicamento y consulta con un especialista

Crédito: 
Suministrada
El drama inició hace varios años debido a una artritis que le degeneró en espondilosis anquilosante, le causa intensos dolores y lleva casi tres meses sin que le entreguen un medicamento ni le autoricen una consulta.

Es el caso de don Oswaldo Sandoval, un hombre de 40 años, padre de dos hijos y residente del barrio Las Palmas quien sufre y ve impotente, cómo su movilidad cada vez es más reducida y tiene que padecer sin que la EPS Coomeva le suministre el medicamento Umira que le bloquea el dolor y le retiene el avance acelerado de la enfermedad que hoy padece.

“Con la EPS Coomeva estoy sufriendo esa situación, puesto que desde el mes de octubre pasado tuve la última cita con el traumatólogo en Bogotá, allá me toca desplazarme porque acá no lo atienden a uno ni el operador ni hay especialistas, fuera de eso soy una persona con problemas de movilidad por mi estado de salud porque tengo dolores, inflamación y no es nada sencillo viajar, además, desde el mes de diciembre no tengo el suministro del medicamento con el que me están tratando ni tampoco me lo hacen posible”, afirmó don Oswaldo en diálogo con Econoticias.

Expresa que además de las repetidas peticiones, escritos y recursos presentados, solamente le dicen que compre el medicamento por su propia cuenta y que luego le reembolsan esos valores, pero que, si no le han respondido, ni tampoco le han reembolsado los gastos que ha pagado por  los repetidos viajes a la capital que suman más de dos millones de pesos, cómo va a hacer para que le reintegren los 5 millones 300 mil pesos para cada mes de tratamiento.

“Se trata de un medicamento biológico que disminuye el dolor y evita que las articulaciones se sigan deteriorando de manera acelerada, es decir que frena el avance de la misma pero si no se aplica, de nada vale tenerlo unas veces y otras no, es un muy buen tratamiento para enfermedades como la artritis o la espondilosis anquilosante que padezco en la actualidad y que me derivó de la primera, estoy totalmente incapacitado, con fuertes dolores, con angustia, depresión y sin poder dormir por la intensidad de este padecimiento”, agregó el señor Sandoval.

Dijo que su dolencia consiste en la inflamación de las vértebras y las articulaciones debido al desgaste del cartílago que poseen al igual que los ligamentos y el líquido que va entre ellas, haciendo que los huesos rocen entre sí generando altos niveles de dolor y que lo único que lo mitiga, es con el medicamento de nombre Umira.

“Cada día de por medio voy a Coomeva y todo lo que nos dicen es que hay que esperar porque no hay prestador, esa es la respuesta repetitiva, he llamado a Bogotá y también me dicen que hay que esperar que se abra agenda, pero qué agenda van a abrir si ni siquiera hay prestador acá en Ibagué porque nadie quiere contratar con ellos porque no pagan, tampoco han valido de nada las tutelas los derechos y demás diligencias que he hecho, mientras tanto, mi salud se sigue deteriorando a tal punto que tuve un pre infarto  y ellos nada que se pronuncian”, agregó.

Esta es otra de las reiteradas quejas que se vienen dando acerca del pésimo servicio que presta Coomeva a sus usuarios en Ibagué, lastimosamente la que otrora fuera una de las mejores Entidades Prestadoras de Salud del país, hoy tiene a sus pacientes en medio del desastre total y lo peor de todo es que no hay quien exija soluciones para los afectados ni mucho menos quien responda.