Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 22.Marzo.2019
Terraverde
  |   23.Noviembre.2018   |   Por:  
Ecos del Combeima

“En Ibagué ya iniciamos este camino y llevamos 10 años trabajando en sustitución de materiales con cascarilla de arroz”: Camilo Sánchez

Camilo Sánchez
Crédito: 
Ecos del Combeima
El gerente de responsabilidad social de Cemex explicó en el foro Energías Alternativas y Eficiencia Energética en qué consiste el proyecto con el que se espera procesar cerca de 112 toneladas diarias de basura para generar energía térmica sin residuos en Ibagué.

 

Cada vez más empresarios toman conciencia de la imperativa necesidad que se tiene en el mundo de optar por procesos más amigables con el medio ambiente que permitan que las futuras generaciones tengan condiciones de desarrollo similares a las actuales.

Cemex es una de las empresas que mayor responsabilidad social ha mostrado en las últimas décadas en el país con respecto a los proyectos que blindan los recursos naturales y hacen que los procesos industriales tengan un impacto menor sobre el medio ambiente.

El gerente de Sostenibilidad de Cemex para Suramérica, Centroamérica y el Caribe, Camilo Sánchez, explicó que Colombia es un país exportador de energéticos representados en Carbón y Petróleo.

“El sector transporte es el que más energía demanda, luego viene el industrial y le sigue el consumo en hogares. Las empresas hoy en día debemos generar bienestar social y no impactar negativamente al medio ambiente. El bagazo de caña y la cascarilla de arroz empiezan a aparecer, sin embargo seguimos con una matriz fósil y sus respectivas emisiones”.  

El ingeniero comentó que el mayor reto de la humanidad es el cambio climático porque los consumos de CO2 se traducen en impactos para las comunidades y más en las vulnerables como sucedió en Haití.

“En Colombia se están acabando los sitios en donde enterrar estos residuos, se ha informado que no quedan más de 3 años, además las descargas de líquidos de estos residuos se traducen en vectores y enfermedades, este es el ciclo lineal que tenemos en este momento. La deforestación es un problema muy grave, pero el 8% de los efectos de gases invernadero se debe al metano que se produce en los rellenos sanitarios”.

Camilo Sánchez explicó que el 30% del consumo de la planta es de energía eléctrica que corresponde a mover bandas y prender ventiladores, ésta se puede buscar por fuentes alternativas como la solar, el otro 70% de energía corresponde a energía térmica a través del carbón que puede ser soportada por otro tipo de energía.

“Los hornos son equipos que tienen una temperatura tan alta que pueden utilizar ciertos materiales sin causar contaminación, esto ayudaría a mitigar los efectos del cambio climático. Lo que hará la pirámide de jerarquización de materiales es analizar cuáles son los materiales que pueden utilizarse para aprovechamiento energético”.

El gerente de Sostenibilidad de Cemex además explicó que incursionar en este tipo de prácticas llevará al país a la economía circular en la cual se hará una optimización máxima de los materiales para así producir energía y no contaminación.

“Debemos pensar en otros productos en un concepto de reciclaje, por ejemplo nuestro concreto al final puede triturarse y volver a ser incorporado para hacer nuevos edificios. En Ibagué ya iniciamos este camino y llevamos 10 años trabajando en sustitución de materiales, iniciamos con la cascarilla de arroz que generaba gran contaminación, esto requirió una inversión de 2.5 dólares en nuestra planta para adaptar los equipos”.

Además enfatizó que el relleno de La Miel recibe aproximadamente 400 toneladas por día y casi el 60% son materiales orgánicos, es decir que se puede reincorporar y generar beneficios, para el restante como papeles y cartón hay un mercado de reciclaje importante y cerca de un 25% puede convertirse en combustible para el horno de la cementera, es decir alrededor de 112 toneladas diarias se podrían utilizar en el horno sin generar residuos.