Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 03.Diciembre.2020
Inacar
Secretaría Desarrollo Económico
  |   08.Junio.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Grupos guerrilleros estarían detrás de la muerte del 'Guardián de los Cóndores'

Crédito: 
Suministrada
El conocido guardabosques de la zona de páramo de Santa Isabel fue asesinado el año pasado, al parecer víctima de estos grupos ilegales que presuntamente tomaron represalias, por una supuesta denuncia que hizo el 'Guardián' sobre un caso de tala de árboles en el nevado de la zona.
Salud Tolima

Luego de los más recientes golpes que asestó la fuerza pública en el norte del departamento del Tolima en contra de grupos residuales de la guerrilla de las FARC, se comenzaron a hilar cabos sueltos sobre el asesinato de un conocido líder ambiental del municipio de Santa Isabel

Se trata de Carlos Aldario Arenas, conocido como 'Cejas' o el 'Guardian de los Cóndores', quien fue vilmente asesinado el pasado 08 de noviembre en la zona del páramo de Santa Isabel, luego que hombres encapuchados llegaran hasta su vivienda ubicada a más de 15 horas a lomo de mula del casco urbano de la población norteña. 

Según se pudo establecer, el ambientalista estaba en compañía de algunos lugareños cuando fueron abordados por los hombres armados que ingresaron hasta la finca de razón social 'África' y se llevaron a Carlos Aldario, quien fue hallado muerto a un kilómetro de su casa algunas horas más tarde. 

Recordemos que una vez se conoció el vil asesinato, en Santa Isabel y la zona del páramo hubo revuelo, teniendo en cuenta el aprecio del que gozaba 'Cejas' entre los pobladores del municipio. El día de su sepelio hubo largas filas de vehículos y ciudadanos que caminaron junto a su ataúd, lamentando su muerte y exigiendo justicia a las autoridades tolimenses

Recordemos que Carlos Arenas era un nativo de esa zona montañosa del norte del Tolima, de tal manera que durante décadas se dedicó al cuidado del páramo y el nevado, haciéndole frente a los cazadores del cóndor de los Andes, a los grupos de talaban árboles y que generaban un deterioro para el ecosistema. De ahí nació el título que recaía sobre sus hombros, de 'Guardián de los Cóndores'

En su momento, las autoridades guardaron silencio sobre los móviles del trágico homicidio y aún después de siete meses nada informan sobre los autores del crimen

Sin embargo, tras los operativos sistemáticos adelantados de forma conjunta entre la Policía departamental, el Ejército Nacional y la Fiscalía, se han podido atar cabos que podrían dar indicios de los móviles del homicidio

Y es que por orden del gobernador del Tolima, Ricardo Orozco Valero, las autoridades tuvieron que intensificar los operativos en contra de los grupos al margen de la ley, los cuales han tratado de reapoderarse de algunas zonas que tiempo atrás eran de absoluto manejo de la guerrilla de las FARC y el ELN.

Para recordar un poco el accionar de la fuerza pública, hay que señalar que Hernán Jaramillo Orozco, alias 'Guadalupe', cabecilla del ELN en el norte del Tolima, fue capturado por la Policía y el Ejército en el municipio de Anserma - Caldas, acusado que tratar de reactivar una célula del Ejército de Liberación Nacional, en los municipios del Líbano, Murillo, Anzoátegui, Santa Isabel e Ibagué

De igual forma, tras un trabajo interinstitucional, a finales del mes de mayo se logró la captura de Heriberto Montoya Hernández, alias 'Arnold', quien fue ubicado en la vereda Hoyo Frío del municipio de Anzoátegui, zona del páramo del nevado de Santa Isabel. Este hombre era considerado el segundo al mando del Comando Conjunto Central del frente Adán Izquierdo de las disidencias de las FARC.

Días después, es decir, iniciando el presente mes de junio, fue capturado por las autoridades Raúl Pinto Portela, alias Raúl,  quien fue señalado como el máximo cabecilla de la comisión Tulio Varón de las FARC, mientras permanecía en el casco urbano del municipio de Santa Isabel. 

Así las cosas, estos tres presupuestos delincuentes son acusados de perpetrar en el norte del Tolima, casos de extorsión, abigeato, desplazamiento forzado, amenazas y homicidios. Incluso en declaraciones del gobernador del Tolima, se advirtió en su momento que estas tres personas, dos de ellas de las FARC y la otra del ELN, en algún momento montaron alianzas para combatir a la fuerza pública en la zona del páramo y el parque nacional de los nevados. 

Aún con las capturas de estos sujetos y las evidentes acciones criminales en la zona, no se han revelado detalles de los autores del homicidio del 'Guardián de los Cóndores', pese a que en el norte del departamento, se ventila que los ya capturado tuvieron la responsabilidad. 

Ahora bien, el día que encontraron el cuerpo de Carlos Arenas, 'Cejas', las autoridades encontraron una nota dejada por los homicidas que decía: "Fuera Cejas, aquí no queremos sapos". 

Este mensaje tiene un trasfondo importante en el marco de la investigación, evidenciando que su actividad de guardabosques y protector del medio ambiente, fue una causal para su asesinato. 

Al parecer algunas semanas antes del crimen de 'Cejas', por una información suministrada a la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, se adelantó un operativo en la zona del páramo de Santa Isabel, donde fueron sorprendidas algunas personas talando árboles, de tal forma que las autoridades tomaron las acciones correspondientes. 

Fuentes extra oficiales, señalan que la actividad de tala indiscriminada aparentemente era adelantada por algunas personas, quienes tendrían vínculos con las disidencias de las FARC

Al parecer, con la madera y algunos otros elementos, la guerrilla de las FARC pretendía instalar un campamento en la zona del páramo a una altura superior a los cuatro mil metros, aprovechando que el lugar es de difícil acceso para adelantar patrullajes permanentes por parte de la Policía y el Ejército Nacional. 

Esta situación, habría sido la causa para que algunos guerrilleros por orden de los cabecillas de las disidencias de las FARC, declararan objetivo militar a Carlos Aldario Arenas, hasta que finalmente lo asesinaron por considerarlo una piedra en el zapato para la instalación y posterior expansión de estos grupos al margen de la ley. 

Pese a que esta redacción consultó con las diferentes autoridades sobre los detalles de la investigación relacionada a este crimen, la respuesta siempre ha sido la misma: "No se pueden revelar los avances del proceso, para no entorpecer el trabajo investigativo".