Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 21.Septiembre.2021
Velotax
  |   09.Septiembre.2021   |   Por:  
José Adrián Monroy

La pertinencia académica y laboral

José Adrian Monnroy
Crédito: 
Suministrada
Resulta importante y mas que oportuno integrar las necesidades de la sociedad especialmente en su aspecto productivo.

La pandemia que no termina, nos impuso la obligación de abordar temas estructurales de nuestra sociedad, con el propósito de darles un enfoque mas funcional que nos ayudaría a corregir, optimizar y adecuar situaciones a nuestra nueva realidad, sobretodo,  respecto al sistema productivo y de las necesidades específicas de los ciudadanos.

En ese sentido, me pareció importante analizar las cifras dadas por el Ministerio del Trabajo, en donde aseguran que hay un déficit de personas capacitadas en programación y tecnología, el cual alcanza el 46%, lo que significa, que  solo se están cubriendo 4 de cada 10 vacantes que se ofrecen para perfiles con conocimientos en programación.

Además, por cuenta del covid – 19, las empresas se dieron cuenta que se deben manejar marketing digital, automatización de procesos, usar sistemas de información para el seguimiento de esos procesos y para ello se requieren personas como los  desarrolladores o programadores. De hecho, según un estudio de Microsoft y LinkedIn, se espera que para el año 2025 haya más de 10 millones de vacantes para esa clase de perfiles  en la región, de las cuales 2 millones serán en empresas colombianas.

Entonces, se está evidenciando que cada vez es más alta la demanda de trabajo en el sector tecnológico en Colombia, pero, la oferta de profesionales en el país aún es poca, lo que afecta su dinámica en el mercado laboral y  que por su escasez y complejidad, sea una de las labores con mejor remuneración.

Con todo esto quiero plantear, que se debe volver a  poner sobre la mesa la idea de convertir en política pública la pertinencia académica y laboral, pues resulta importante y mas que oportuno, integrar las necesidades de la sociedad especialmente en su aspecto productivo, pretendiendo adecuar lo que se ofrece desde la educación formal a la demanda potencial del mercado laboral, con programas académicos de corte técnico y tecnológico, así como la orientación que debería darse a ciertas áreas del conocimiento como la matemática, el aprendizaje del inglés o el énfasis en tecnologías de la información, comunicación y redes sociales.

Finalmente, para lograr una efectiva pertinencia académica que se relacione con la dinámica económica y laboral, se debe garantizar el acceso a la educación técnica y superior de los jóvenes; no como funciona ahora, en donde a las universidades públicas entran un numero reducido de estudiantes, sino ampliando el espectro, permitiéndoles a quienes no alcanzaron los puntajes exigidos, poder estudiar, superarse, mejorar sus condiciones de vida y  contribuir a la sociedad siendo productivos.