Alexa
Gana Gana
Vergel

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 14.Agosto.2018
Prabyc
  |   09.Enero.2018   |   Por:  
EL ESPECTADOR

Con bacterias se busca teñir los jeans de azul

El tradicional pantalón podría sumarse a la revolución verde gracias a un nuevo método de tintura más ecológico.

El índigo es el único colorante capaz de dar a los vaqueros su color emblemático. “Pero el proceso requiere unas etapas químicas perjudiciales para el medio ambiente” e “inviables” en el futuro, indicaron los autores de un estudio publicado en la revista Nature Chemical Biology.
Los científicos desarrollaron un método para producir el pigmento mediante una bacteria concebida en el laboratorio, advirtiendo que el proceso requerirá no obstante “mejoras” para ser utilizado a escala industrial. El índigo es utilizado como colorante en su forma natural desde hace al menos 6.000 años. Naturales o de síntesis, los cristales de índigo se adhieren a la superficie del tejido.
Su azul intenso es muy resistente al lavado, pero a la vez los cristales se van desgastando, dando ese efecto característico de pantalón usado. El 95 % de las 45.000 toneladas de índigo sintético que se utilizan cada año son utilizadas para teñir los 4.000 millones de prendas de tela “blue jean” fabricadas anualmente, según cifras citadas en el estudio.
Esta demanda “supone un grave problema” a largo plazo, indica el informe, refiriéndose por ejemplo al uso de productos químicos como el formol y el cianuro de hidrógeno, así como al hecho de que “muchas fábricas (...) echan los materiales de tintura a los ríos, con un impacto ecológico negativo”.
Los autores del informe concibieron una bacteria E. coli, que, como la planta, fabrica indoxil, al que se le añade una molécula de azúcar antes de agregar una enzima que permite obtener el índigo para teñir el tejido. “El producto final es idéntico”, aseguró uno de los autores, John Dueber. Sin embargo, para producir los cinco gramos de índigo se requerirían varios litros de bacterias, por lo que seguirán trabajando para mejorar el proceso.
Tomado de: elespectador.com