Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 16.Julio.2019
Terraverde
  |   20.Diciembre.2017   |   Por:  

“Estamos a la espera de la apelación interpuesta ante el Consejo de Estado”: Nicolás Ricardo Espinosa

El abogado explicó que continúa la disputa con Cemex dado que la multinacional paga a Ibagué 4 mil millones de pesos al año mientras San Luis no alcanza a recibir ni 400 mil pesos debido a que la trituración de roca para sacar la caliza no está catalogada como proceso industrial.

De acuerdo al abogado, Nicolás Ricardo Espinosa, el municipio de San Luis sigue a la espera de que CEMEX pague el impuesto de Industria y Comercio que por derecho le corresponde a esta región del centro del Tolima por el trabajo que ellos desarrollan.  
“Desafortunadamente la planta procesadora o trituradora de la cementera se encuentra en la ciudad de Ibagué, es decir uno pasa el río y ya es jurisdicción de la capital del Tolima cerca a Buenos Aires y  eso implica que CEMEX le pague a ellos este impuesto ”.
Resaltó que Ibagué está recibiendo casi 4 mil millones al año  y por su parte San Luis no recibe ni 400 mil pesos anuales, “solo recibe dadivas, convenios, CEMEX si ha sido consecuente en los contratos para cemento y arreglar vías, pero el impuesto que debe recibir no es posible”. 
Los argumentos de San Luis para ese pago están direccionados a la banda mina que viene de la boca de mina de Payandé a la fábrica, para ellos en palabras de Espinosa es un primer paso industrial que hace parte del proceso industrial, el cual la cementera no ha querido reconocer.   
“Desafortunadamente el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo en un afán loco sancionó un acuerdo por medio del cual se prohibía la minería de alta escala en Ibagué y no se dio cuenta que una minería de este tipo es CEMEX y está ubicada en su ciudad, ya que la plata Caracolito es Ibagué”.
Para él está acción fue una irregularidad terrible, “de todas de todas formas por el fallo emitido por el Tribunal Administrativo del Tolima negando dicho Proyecto de Acuerdo la cementera sigue funcionando”. 
Sigue la pelea 
El jurista agregó que la pelea continúa, ya que para ellos el pago de este impuesto debe hacerse tanto en Ibagué como en San Luis, pero la respuesta de CEMEX  es que no es un proceso de mina y mucho menos de industrial o lavanda mina. 
“Ya hemos agotado  instancias hasta el Tribunal Administrativo del Tolima donde hemos perdido ahora tenemos una demanda de apelación ante el Consejo de Estado”, concluyó  Nicolás Ricardo Espinosa.  
“Es decir que Payandé y San Luis están es con las dadivas que les den CEMEX, a los refrigerios, balones de fútbol, en otras palabras limosnas”.