Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 16.Diciembre.2019
Belvedere
Salud
  |   20.Noviembre.2019   |   Por:  
Ecos del Combeima

Procuraduría formuló cargos al alcalde de Alvarado y ocho exfuncionarios por presunta falsificación de contratos

Crédito: 
Tomada de Internet
El Ministerio Público advirtió que los implicados al parecer habrían falsificado 12 contratos de obras y prestación de servicio en el 2014 por más de $60 millones, implicando también al exalcalde de esa población.

La Procuraduría General de la Nación profirió pliego de cargos contra el alcalde del municipio de Alvarado, Pablo Emilio López, así como también a ocho exfuncionarios de la Alcaldía municipal por la presunta falsificación de 12 contratos de obras y prestación de servicios en el año 2014, por más de 60 millones de pesos.

De acuerdo con el Ministerio Público, el pliego de cargos también afectó al exalcalde de esa poblacion, Yesid Fernando Torres, para el periodo 2012-2015, el exsecretario de Gobierno, Álvaro Palma Orjuela; la exsecretaria de Hacienda, Dadiana Andrea Peña Hernández, y el exjefe de Planeación, Carlos Fernando Cortés Ayala.

También se dictaron cargos al exjefe de la Oficina de Servicios Públicos, Luis Enrique Corral Guzmán; el exjefe de Planeación e Infraestructura, César Augusto Martínez, y los exfuncionarios Magaly Guzmán y Víctor Alfonso Gómez Lozano.

Según la investigación, aunque hubo una ejecución parcial de algunas obras, aparentemente los contratos no fueron firmados por el supuesto contratista que figura recibiendo los pagos por su realización.

En el pliego se señala que quien aparece en los documentos como contratista al parecer no presentó ofertas ante la Alcaldía, no suscribió los contratos ni firmó documentos en el desarrollo de los mismos. Igualmente, no habría ejecutado las obras y tampoco recibió algún tipo de pago por las mismas.

El actual alcalde de Alvarado, Pablo Emilio López Trujillo, es investigado en su condición de secretario de Hacienda del municipio en el año 2014, año en el que se suscribieron los supuestos contratos.

Por esos hechos la Procuraduría calificó la presunta conducta de los disciplinados como una falta gravísima cometida a título de culpa gravísima.