Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 16.Octubre.2019
Belvedere
Pinto
  |   30.Abril.2019   |   Por:  
Ecos del Combeima

Gobernador Óscar Barreto invitó a cafeteros y agricultores a no lamentarse por la crisis que afrontan

Campo tolima
Crédito: 
El Espectador
Fredy Mosquera, representante de Dignidad Cafetera, rechazó lo dicho por el mandatario y le recordó que en el departamento la mayoría de productores son pequeños y medianos agricultores los cuales tienen un grado de escolaridad minina, lo que les impide participar de los proyectos del Gobierno Nacional.

Durante la inauguración de la Vitrina de exhibición del proyecto Marketing Agroalimentario, el gobernador Óscar Barreto, se refirió a la crisis que atraviesan los caficultores y agricultores del departamento, a quienes los invitó a dejar de llorar, de esperar subsidios y buscar soluciones para innovar.

El mandatario señaló que en sus recorridos por el Tolima, dialogó con cafeteros de Herveo quienes “se agarran a llorar y se sienten en crisis…en Ataco, sur del Tolima, me reúno con las dos asociaciones de cacao que hay allí, también se lamentan….si voy al guamo, Purificación y Saldaña, con quienes cultivan tilapia, también lloran porque están en crisis”.

Frente a esta situación, Barreto señaló que “somos una sociedad que nos hemos acostumbrado a lamentarnos y nos acostumbramos a ver si un tercero me regala algo, llámese subsidio para sobrevivir”, agregando que “aquí el tema no es llorar la crisis, sino avanzar en los procesos de innovación, cómo encontramos otros mercados, nos preparamos más, cómo somos más transformadores”.

Frente a estas declaraciones, Fredy Mosquera, de Dignidad Cafetera y Agropecuaria del Tolima, aseguró que rechaza “el pronunciamiento que hace el gobernador del Tolima en un evento público donde dice que los caficultores deben dejar de llorar para supera la crisis, los invita innovar,  capacitarse para salir de la problemática”.

“Lamentablemente al gobernador se le olvida que la mayoría son pequeños y medianos agricultores y caficultores, que tienen un grado de escolaridad mínima, que escasamente saben medio firmar y en esas condiciones avanzar en un proceso de transformación es difícil”.

Invitó al mandatario de los tolimenses a “ser generoso y ayudar con recursos importantes a mirar cómo se soluciona el problema y no dejarlos abandonados a su propia suerte”.