Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 21.Octubre.2019
Belvedere
Pinto
  |   15.Mayo.2016   |   Por:  

Fútbol con Corazón: 160 niños educándose a través del deporte

En 2016 se cumplen 20 de años de la presencia de la multinacional Cemex en el corregimiento de Payandé, municipio de San Luis, y como reconocimiento a la comunidad, la empresa realiza un recorrido por los principales proyectos sociales que a lo largo de estas dos décadas ha fomentado y apoyado.

Este ciclo iniciará con la presentación de la escuela Fútbol con Corazón, un proyecto que busca fortalecer valores y habilidades para la vida en los niños basado en cuatro pilares fundamentales: El respeto, solidaridad, tolerancia y responsabilidad y 14 habilidades para la vida enseñadas a través del futbol. 
La escuela maneja 4 categorías: 
Creadores: Niños de 5 a 7 años
Exploradores: Niños de 8 a 10 años
Constructores: Niños de 11 a 13 años 
Promotores: Jóvenes entre 14 y 16 años
Víctor Alfonso Cabrera, líder de la escuela Fútbol con Corazón, explicó que el proyecto está destinado a que el 40% de la población beneficiada sean niñas pues en Cemex la inclusión de la mujer es primordial para el progreso de la región, en este sentido afirmó que “buscamos que desde pequeños los niños entiendan que la mujer es una pieza fundamental en la comunidad, una de nuestras actividades bandera es Futbol por la Paz y tenemos reglas en que cada tiempo del partido son las niñas del equipo quienes deben anotar el primer gol, queremos que los niños y niñas compartan mucho tiempo juntos y entiendan desde pequeños que tienen los mismos derechos y deberes”. 
El profesor además indicó que más allá de enseñarles futbol el principal objetivo es enseñarles valores para que más adelante sean personas con una formación integral. 
Los niños reciben inducción 2 veces por semana y un viernes cada 15 días para desarrollar la metodología de Futbol para la Paz. Actualmente se encuentran inscritos 130 niños y se espera abarcar un total de 160, los padres de familia que quieran que sus niños pertenezcan a la escuela solo deben acercarse a las prácticas y entregar documentación básica con el requisito imprescindible de que los pequeños se encuentren estudiando pues los instructores hacen un seguimiento muy cercano a las calificaciones de los niños con el objetivo de apoyarlos e incentivarlos. 
“Esto no es una escuela normal, es una articulación entre el hogar, la escuela y la sociedad, cada tres meses pedimos los boletines y hacemos seguimiento a cada niño. En Payandé iniciamos hace casi dos meses y la respuesta de los padres y de los niños ha sido extraordinaria, funcionamos en horas de la tarde pues los colegios trabajan por la mañana”, añadió Víctor Cabrera. 
El trabajo con los niños es bastante focalizado pues se realiza en pequeños grupos para que los profesores puedan estar pendientes de cada uno de ellos y animar sus progresos así como fortalecer sus debilidades, los programas están basados en la calidad. 
Los padres de familia se encuentran muy satisfechos con el proyecto pues afirman que sus hijos reciben formación deportiva e integral acorde a sus edades, además son incluidos activamente en el proceso y adquieren habilidades  valiosas para entablar una comunicación activa y eficaz con los niños.