Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 01.Junio.2020
Inacar
  |   17.Marzo.2020   |   Por:  
Alberto Delgado

El lado amable del COVID19

Alcaldía de Ibagué
Crédito: 
Alcaldía de Ibagué
Un virus invisible al ojo humano, pero visual al microscopio tiene parados de cabeza a la raza humana. ¿Y qué podrá tener de amable el coronavirus se preguntarán ustedes? Por: Alberto Delgado.
Universidad de Ibagué

Explicar qué es el coronavirus sería una tontería luego de la cantidad de información que ronda hoy en el mundo.

Lo que si considero importante anotar es, que el virus no sobrevive a temperaturas mayores a 27 grados Celsius, paradójicamente se afirma que esta epidemia se extendió por el consumo de un supuesto consomé de murciélago que se cocinó a más de 100 grados Celsius… ¿Algo para pensar no creen? Si es así, ¿cómo hizo para sobrevivir a esta temperatura?

Pero mi reflexión de hoy no trata de su origen, si fue por consumo de animales salvajes o si el mismo se fabricó en un laboratorio. No, hoy trataré de analizar el lado positivo o amable del tan mentado virus con forma de corona… coronavirus.

Es de anotar, que el coronavirus no es nuevo en nuestro quehacer cotidiano. El orthocoronavirinae, se subdivide en géneros Alphacoronavirus, Betacoronavirus, Gammacoronavirus y Deltacoronavirus, y lo que de pronto no sabemos, es que la mayoría de las personas se infectan con este virus en algún momento de su vida. Esto significa que, dependiendo de su especie, los coronavirus pueden causar diversas afecciones, ​ desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, ​ como bronquitis, ​ bronquiolitis, ​ neumonía, ​ el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), ​ síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV), ​entre otras.

Hasta la fecha se han registrado treinta y nueve especies de coronavirus. ​ Varias especies son de reciente investigación​ debido a que varias cepas particulares no habían sido identificadas previamente en humanos. ​ Existe poca información sobre la transmisión, gravedad e impacto clínico​ y no existen tratamientos aprobados hasta la fecha, ​ sin embargo, se pueden tratar varios de los síntomas, las opciones terapéuticas dependen del estado clínico de cada paciente”

¿Y entonces cuál es su lado amable?

El ser humano se ha sentido amo y señor, único en su especie, la última maravilla del universo, y eso le ha dado la vanidad y el orgullo para hacer lo que quiera con el planeta, llevándolo actualmente a una situación realmente precaria. Pueda que ni nos importe, pero la situación de la salud de La Tierra, no es la mejor. Un virus llamado homo sapiens la ha venido destruyendo desde hace varios siglos.

Ahora aparece un virus invisible al ojo humano, pero visual al microscopio y que tiene parados de cabeza a la raza humana. La estructura económica del mundo se tambalea, empresas que otrora se creían invencibles hoy tienen muchas de sus fábricas cerradas, a manera de ejemplo La Mercedes Benz en Vitoria España ha parado por presión de sus trabajadore la producción mientras dura el estado de alarma. Hyundai tiene una de sus principales plantas de producción localizada en China totalmente parada. ¿De qué sirve producir si el virus no cesa? ¿A quienes se les va a vender la producción?

Las bolsas de valores registran con estupor la caída de los precios de los principales productos comercializados en el mundo y las acciones de algunas empresas van en caída libre. Tanto así que el gobierno francés va a asumir los créditos y suspende el pago de arriendos, impuesto y recibos de luz, gas y agua. Para esto destinará de su presupuesto alrededor de 300.000 millones de Euros, y afirma el presidente Emmanuel Macron que ningún negocio sea cual sea su tamaño, quedará en riesgo de quiebra, buscando con esto disminuir la incertidumbre que se ciñe sobre el aparato productivo francés.

Por su parte el gobierno norteamericano establecerá ayudas financieras de inyección de liquidez a las pequeñas empresas, sumado a lo anterior se aprobaron U$8.300 millones de dólares para afrontar la propagación del virus, a manera de reembolso a los gobiernos estatales que están utilizando su presupuesto para combatir el brote de la enfermedad. Una ayuda para que no se afecten los presupuestos estatales. Así mismo, alivios económicos a la industria hotelera, aerolíneas y cruceros que se han visto afectados por la cancelación de viajes, etc.

El gobierno colombiano en cabeza del presidente Duque estableció una disminución del precio de los combustibles, entre $800 y $1200 pesos en diésel y gasolina respectivamente.

La paradoja de todo es que: ni las marchas, ni solicitudes, ni análisis técnicos habían logrado que los diferentes gobiernos se metieran la mano al bolsillo para solventar la actividad económica, la frase de cajón más escuchada era que no se podía utilizar dinero para apoyar a los pequeños empresarios, menos aún, disminuir el precio de los combustibles porque no existía presupuesto para ello, en pocas palabras era IMPOSIBLE. Y llegó un pequeño virus e hizo que todo eso y más fuera posible,  como por arte de magia ahora si es posible utilizar recursos para salvaguardar la industria nacional; proteger el bolsillo de los ciudadanos tratando de mitigar el derrumbe de la infraestructura económica; el sistema de salud en Colombia trabajando aunadamente para brindar la salud que antes no podía brindar; empresas colombianas protegiendo a sus empleados entregándoles equipos básicos de higiene, mejorando los procesos de limpieza y desinfección, protección a sus empleadas embarazadas para que ejerzan su labor a través del teletrabajo, realmente algo nunca antes visto, pero de igual manera las familias reunidas y compartiendo, preparando la comida juntos, sacando el viejo instrumento y cantando juntos; personas en varias ciudades de España y Francia compartiendo desde sus ventanas y desde los balcones cantando con sus vecinos, mismos que hace unos días ni siquiera era capaz de saludar;  personas reflexionando sobre la responsabilidad que debemos tener con el planeta, y entre la paranoia y el pánico, la sociedad se reordena, millones de voces clamando por un nuevo orden, millones clamando por solidaridad; el arte en todas sus expresiones tratando de mitigar la situación (nuevas canciones con letras que llaman a volcar la mirada de nuevo sobre el amor a la familia, la importancia de vivir con alegría las pequeñas cosas que nos rodean, volver a mirar las estrellas) etc.

Sí, el coronavirus ha logrado sacar una faceta del humano que hace rato no se vislumbraba, el amor por las pequeñas, pero maravillosas cosas que nos da la vida.

ALBERTO DELGADO CORTÉS

Economista

MBA Magister en Administración de Empresas con especialidad en Sistemas de Gestión de Calidad - Chile.

Profesor investigador Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad del Tolima

Asesor académico pasantías nacionales e internacionales 

Ponente a nivel internacional UNAM México – Universidade Veiga de Almeida Rio de Janeiro, Brasil.

*Las ideas plasmadas en este documento no comprometen a la Universidad del Tolima, solamente son responsabilidad del autor.