Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 19.Mayo.2019
Terraverde
Universidad Gran Colombia
  |   23.Abril.2019   |   Por:  
Ecos del Combeima

Inseguridad Invisible

Ibagué, Tolima, 2019
Crédito: 
Alcaldía de Ibagué
En Ibagué la percepción de inseguridad que se vive no es un invento, así la administración y las autoridades, a quienes nunca les coinciden las cifras, se empeñen en afirmar que las cosas han mejorado, la realidad es otra. Por: Laura Castro.

A diario los colombianos estamos expuestos a padecer el flagelo de la inseguridad que acecha permanentemente. Ya en ningún lugar estamos exentos de convertirnos en víctimas de tanto desadaptado que se mimetiza entre los ciudadanos de bien.

En Ibagué la percepción de inseguridad que se vive no es un invento, así la administración y las autoridades, a quienes nunca les coinciden las cifras, se empeñen en afirmar que las cosas han mejorado, la realidad es otra.

En los últimos días, en el sector donde resido se registró el robo a una vecina, quien se dirigía con su esposo a una de las nuevas tiendas que tienen sede en la ciudad, cuando unos individuos que se movilizaban en un vehículo particular, después de parquearlo en una bahía del establecimiento comercial, abordan a la pareja, les hacen la charla, los distraen y finalmente a la señora le quitan una valiosa pulsera.

Los hechos se dan en segundos, sin que los afectados alcancen a reaccionar. Los ladrones parten en su vehículo. Todo quedo registrado en una de las cámaras del sector. La señora instauró el denuncio y las autoridades conocieron el video, donde se pueden apreciar las placas del vehículo en el que se movilizaban los cuatro sujetos. A ella le informaron que para esclarecer su caso, habían designado a un investigador. Casi siempre, todo queda ahí y difícilmente se conocerá más sobre el asunto.

En muchos sectores de la ciudad, mañana, tarde y noche, se están presentando episodios de inseguridad, muchos de ellos en intento y otros materializados. Los hampones en moto o en carro arrebatando bolsos es una de las modalidades más recurrentes, dejando mujeres arrastradas y lesionadas. Atracos a mano armada en establecimientos comerciales y el raponazo de celulares es el día a día. 

La ciudad vive un fenómeno de inseguridad invisible, esa que padecen los ciudadanos, pero que desconocen las autoridades, bien porque no se denuncian, o porque las investigaciones no avanzan en las instancias respectivas. Una inseguridad invisible que pareciera convenir a las autoridades, porque eliminarla, es acabar con su razón de ser. La estrategia de los cuadrantes, se desvaneció, se acomoda o reestructura, conforme la línea del Coronel de turno, sin que parezca una política de seguridad dentro de la institución policial.

Los policías en las calles están más concentrados en su teléfono celular, que en observar y aplicar todos los conocimientos adquiridos en su valiosa formación policial, para prevenir o contrarrestar acciones delictivas.

A finales del año 2011, cuando Ibagué se benefició con la llegada de la Policía Metropolitana, las expectativas de mejorar los indicadores y la percepción de seguridad en la ciudad fueron altas, porque con mayor pie de fuerza, inteligencia y estrategias, se podría contrarrestar la delincuencia en la ciudad. Después de ocho años, esa no es la percepción.

De ahí, la importancia que tiene el trabajo silencioso de la gran mayoría de Juntas de Acción Comunal, que con el producido de sus rifas, bonos, bazares, entre otras de las actividades que realizan, invierten en la compra de cámaras o alarmas que se conectan a la policía nacional, y que pueden ser activadas desde un teléfono celular, como una forma de complementar la pálida gestión de los cuadrantes de la Policía, que en muchos de los casos,  frente a un episodio delincuencial llegan tarde, o no aparecen.

Por eso, frente a la inseguridad invisible para las autoridades, cobra especial importancia el ciudadano equipado con su celular y conectado con una alarma, para informar o poner en conocimiento de las autoridades, hechos delincuenciales, convirtiendo a la gente en parte de la solución, para incidir en la baja de los negativos indicadores de convivencia y calidad de vida en Ibagué.