Alexa
Gana Gana
Vergel

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 18.Septiembre.2018
Prabyc
  |   25.Junio.2018   |   Por:  
EL TIEMPO

Hombre que estuvo atrapado en teleférico narró su terrible experiencia

Hombre que estuvo atrapado en teleférico
Crédito: 
Guillermo Ossa / EL TIEMPO
Durante 12 horas, él y su familia estuvieron colgando en el aire. Pensó que era el final.

 

Una visita a sus hermanas, luego de invitar a su papá a almorzar para celebrar el Día del Padre, se convirtió en la peor pesadilla que han vivido Humberto de Jesús Celis y su familia. Fueron 12 horas de horror, que empezaron este domingo a las 2:30 de la tarde, mientras se movilizaban en el teleférico de San Sebastián de Palmitas, y terminaron a las 3 de la mañana del lunes, cuando por fin pudieron ser rescatados sanos y salvos, tras permanecer colgando en el aire, a una distancia de 200 metros del piso.

Celis relató que él estaba con su esposa y su hija en San Sebastián de Palmitas, tras llegar de San Cristóbal, el corregimiento donde viven, para darle un detalle a su padre. Luego de almorzar en un estadero de la zona, tomaron este medio de transporte aérero para dirigirse a la vereda donde viven sus hermanas.

Tras pasar la primera de las tres estaciones del teleférico, la normalidad con la que viajaban se vio turbada por un fuerte movimiento que los revolcó a todos. "Yo sentí algo que traqueó y después la cabina se enloqueció, se movió para allá y para acá y nos golpeó a todos adentro", recordó Celis.

Su padre, un hombre de 82 años, sufrió varios golpes y, en vista de que padece hipertensión, se desmayó por un tiempo. Después, los gritos y el llanto de su hija de 7 años se mezclaron con el temor de todos los ocupantes. Estaban colgando con la imagen de un abismo debajo de ellos.

Habitantes de la zona se dieron cuenta de que el teleférico había sufrido un daño (uno de los cables que soportaba la cabina se rompió) y empezaron a llamar a los bomberos. Entre tanto, Celis habló con una de sus hermanas para contarle que estaba atrapado.

La llegada de los rescatistas, casi una hora después, fue una luz de esperanza que poco a poco empezó a difuminarse. Un helicóptero llegó hasta donde ellos y uno de sus ocupantes trató de romper un vidrio con un hacha. Fue imposible y los golpes hacían que la cabina se moviera con mucha fuerza. El temor aumentó. Fue entonces cuando el padre de la familia recibió el hacha y tuvo que romper el vidrio desde adentro.

Sin embargo, ya no era posible hacer el rescate desde los helicópteros por las condiciones climáticas. "Por la noche nos llevaron comida, agua y sacos, pero allá era muy difícil comer, no provocaba, era mucho el miedo, yo pensaba que ese ya era el fin", expresó el hombre.

En la noche, los rescatistas expertos en alturas decidieron sacarlos de allí por medio de cuerdas, de dos en dos. Fue a la medianoche cuando llegaron por la madre y la niña y, a las 2 de la mañana, volvieron por el padre y el abuelo.

"Eso se demoraba mucho porque los lazos tenían que llegar hasta abajo y había que envolverlos bien para que no se fueran a enredar. Cuando nos estaban bajando a mi papá y a mí, no veíamos nada hacia arriba ni hacia abajo. Mi papá se mareó y hasta vomitaba", dijo Celis, con la voz cortada.

Finalmente, llegaron a tierra. El abuelo tuvo que ser llevado en una camilla hasta la zona donde estaba la ambulancia, pues no podía caminar. Allí, tras la atención médica, se determinó que no tenía fracturas y fue recuperándose poco a poco.

Hoy, toda la familia está junta y sana. Humberto Celis aseguró que solo había montado dos veces en el teleférico de San Sebastián de Palmitas y que no quiere volver a hacerlo nunca. Expresó su preocupación porque no quiere que le pase la misma situación, tal vez con consecuencias nefastas, a otras personas. Por ello, pidió que se haga una reparación contundente con los mejores expertos para que situaciones así no se repitan.

En la cabina se quedó un morral con los documentos de la niña, así como una tableta electrónica que llevaba. También los cargadores de celular y las gafas de la esposa. Esperan que les puedan devolver sus pertenencias, afirmó Celis.

"Aunque lo importante es que salimos de esa y podemos contarlo. Uno quede con ganas de no volver nunca jamás a montarse en un teleférico, eso fue muy grave, a uno le pasan tantas cosas por la cabeza, uno piensa que ese es el fin. Ya a uno le pasó el susto, pero no quiero que lo que yo viví lo tenga que vivir otra familia", puntualizó el hombre.

Tomado de: eltiempo.com