Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 24.Junio.2018
Prabyc
Reinado Empresarial
  |   04.Junio.2018   |   Por:  
Fabio Arévalo

20 años sin ‘Piper Pimienta’, la voz que inmortalizó a Cali

Ecos del Combeima
Crédito: 
salsaconestilo.com
Muchos artistas y deportistas con sus gestas, o incluso con sutiles acciones, han convertido sus regiones en referentes internacionales con un envidiable trabajo de mercadeo.

 

Quién no recuerda, por ejemplo, la épica escena en la película Rocky cuando al ritmo de la melodía “Gonna Fly Now” sube corriendo unas escaleras, acto que ha impactado a millones en el mundo. Pocos, fuera de EU, saben que ese sitio es el Museo de Filadelfia que apenas se muestra por 30 segundos. “Nadie ha hecho tanto por Filadelfia, como Rocky Balboa”, dijo una autoridad de ese lugar. Hoy se ha erigido una estatua del boxeador donada por el actor Silvester Stallone y decenas de miles de personas visitan Filadelfia cada año, solo para tomarse la foto y repetir la carrera en los “Rocky Steps” (Escalones Rocky).

En Colombia también ha ocurrido algo similar especialmente con nuestros talentosos artistas del canto, que han dado profunda relevancia a muchas regiones. Y tantas veces la sociedad y las mismas autoridades les han dado escaso reconocimiento, hasta el olvido.

Edulfamit Molina Diaz, en medio de la extrema pobreza nació en Puerto Tejada, norte del Departamento del Cauca. A los tres años emigró al popular barrio Obrero de Cali donde creció al ritmo de la alegría y del calor de la gente. Años más tarde descubrió sus dotes de cantante con sentimiento caribeño, al tiempo que bailaba con gran picante. Un tío lo bautizó como “Piper” cuando fue llamado para hacer parte de los “Soneros del Pacífico”. Posteriormente un mimo peruano le agregó el “Pimienta”.

Al final, en una especie de pleonasmo, quedó como “Piper Pimienta” Díaz, ya convertido en vocalista estrella del grupo “The Latin Brothers”, después de probar suerte en al menos cinco agrupaciones. Así lo conocería el mundo de la salsa. Su voz ronca, pero bien modulada y con enorme sentimiento fue la magia que lo llevó a una cumbre musical con muchos éxitos. Pero el que lo catapultó y se convirtió en uno de los más grandes íconos de la Sultana del Valle, fue “Las caleñas son como las flores”. Una composición de Arturo Ospina, que no solo destaca la belleza de la mujer caleña, también su valores (ellas nunca entregan sus amores sino están correspondidas). Un gran trabajo del llamado “Héctor Lavoe colombiano” por su afinidad con la tragedia y el éxito.

“Las caleñas son como la flores” es un himno de Cali conocido mundialmente, que solo vale sentir en la voz de Piper. ¡Y quién no lo ha bailado! Más aun fue Piper Pimienta quien con este tema, vendió a Cali al mundo con expresiones como “Cali es Cali, lo demás es loma”; “Pa, Cali, Chipichape y Yumbo”. Vea el video que recuerda esa oda a las caleñas, con el picante de “Pimienta” https://www.youtube.com/watch?v=2_j8oy3dqZo

 

Pero el gran cantante colombiano ha sido casi olvidado por la institucionalidad, por los sectores del arte y la cultura, salvo algunas menciones y pequeñas actividades, no muy trascendentes.

A Cali le dejó un gran legado.

Hace 20 años fue asesinado en la puerta de su casa cuando tenía 58 años, hecho que no debería pasar desapercibido. Merece un tributo “A la memoria del muerto” que inmortalizó a las mujeres de Cali.

Vale la pena destacar que su esposa y viuda Alba Astudillo ha salido adelante con sus hijos. Es una gran profesional que hoy ocupa un importante cargo en la Escuela Nacional del Deporte, y su hija menor Carolina Molina (tenía 11 años cuando perdió a su padre) estudió en Ponce (Puerto Rico), es deportista de excelencia y ganó varias preseas universitarias. Se destaca por ejemplo esta medalla de plata en los 400 metros vallas en la poderosa Liga Atlética Interuniversitaria (LAI 2013). En este enlace puede verse su fantástica carrera: https://www.youtube.com/watch?v=kcojzF_Ay-8 Además heredó las cualidades artísticas de su papá y no descarta grabar los temas de “Piper” más reconocidos, pero a su estilo.

 

Hoy, cuatro lustros después, se siente cierta dosis de ingratitud y olvido, lo cual no aconteció con Rocky en Filadelfia. Allí por 30 segundos de “gloria” hasta estatua mereció y las principales escaleras de su museo llevan su nombre. Un efecto de doble vía si se tiene en cuenta que el turismo se disparó.

Cali tiene deuda con una de sus mayores celebridades y promotores alegres de su imagen. Aún es tiempo de hacer algo, de refrescar la memoria histórica y cultural de la región. Las caleñas y Cali (también el Cauca) no pueden olvidar al artista, se merece más que un monumento. Tal vez, nadie haya hecho tanto por enaltecer a las mujeres de Cali y su ciudad como el canto de “Piper Pimienta” Díaz.

ApostillaPiper Pimienta Díaz fue asesinado en la puerta de su casa el 4 de junio de 1998, al parecer para no pagarle una deuda. Tenía 58 años y 3 hijos menores. Su familia acaba de anunciar que en el mes de agosto con motivo de su natalicio, se le hará en Cali un gran homenaje musical. De su propia voz ha confirmado a este servidor la participación el maestro Julio Ernesto Estrada, con “Fruko y sus tesos” lanzando una nueva producción. Igualmente será presentada en sociedad como cantante la hija menor de Piper Pimienta, Carolina Díaz, quien heredó el talento de su padre. Su madre Alba ha dicho que es la versión femenina de su papá.

Tomado de: proclamadelcauca.com