Publicidad

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 25.Febrero.2018
Publicidad
  |   12.Noviembre.2017   |   Por:  

Oswaldo Mestre 'destapó la olla' y terminó de hundir a Luis H. Rodríguez

El ex-secretario de Hacienda de Ibagué contó detalles de la manera como Luis H. -en su apartamento en El Vergel- le pidió que accediera a la millonaria exigencia de Arciniegas a cambio de que no lo involucraran en las investigaciones.

Durante la audiencia de imputación de cargos al ex-alcalde de Ibagué, Luis H. Rodríguez, por el desfalco de los Juegos Deportivos Nacionales, la fiscal reveló una entrevista en la que Oswaldo Mestre, ex-secretario de Hacienda, cuenta detalladamente la manera como Orlando Arciniegas, ex-asesor interno de ese despacho y condenado a 36 años y cuatro meses de prisión por enrriquecimiento ilícito, lavado de activos, concusión y peculado, a través de su esposa y el abogado Samuel Duarte le exigieron 500 millones de pesos a cambio de no involucrarlo en las investigaciones que para esa fecha ya se adelantaban.
Según Mestre, ante su negativa por la supuesta falta de recursos, el mismo Luis H. Rodríguez hizo las veces de intermediador entre ambas partes, e incluso en su apartamento en El Vergel le habría indicado que buscara la manera de colaborarle a Arciniegas con la millonaria exigencia, situación que para la justicia evidencia cómo el ex-alcalde de Ibagué intentó favorecer a quien fue su 'mano derecha' y quien para esa época ya se encontraba detenido por su irregular accionar previo a la realización de las justas. A continuación las declaraciones entregadas por Oswaldo Mestre a manera de entrevista:
"Luego de la captura del señor Orlando Arciniegas Lagos el primer contacto que se dio fue a través del primo de un excuñado de nombre Eduardo Salgado, al mes y medio de la detención él me dijo que necesitaba hablar algo urgente conmigo y efectivamente nos reunimos frente a la Catedral, allí me indicó que el abogado Samuel Duarte me mandó a decir que Orlando Arciniegas necesitaba 500 millones de pesos y que si no se los daba me involucraba en el caso de los Juegos Nacionales, a lo que yo le respondí que no me iba a dejar extorsionar de él".
"Más adelante, casi un mes después, me reuno en el apartamento de Luis H. Rodríguez en El Vergel y luego de varios minutos me manifiesta que Orlando Arciniegas está muy sentido conmigo porque no les había querido colaborar con la exigencia que previamente me había hecho Eduardo Salgado, yo le dije que por qué me tenía que prestar para eso si él sabía que en el tema de los Juegos Nacionales no había tenido nada que ver; Luis H. Rodríguez me dijo que de todas maneras me reuniera con un amigo de Orlando Arciniegas y la conversación terminó ahí". 
"Yo me fui para el barrio Jordán y desde una tienda marqué al número que me había dado Luis H. Rodríguez, al señor le dije que me habían dado su número para que lo llamara y quedamos de vernos ese mismo día; al restaurante El Carbón llegó primero la esposa de Orlando Arciniegas y luego un sujeto que hablaba como 'apaisado', ahí yo relaciono que era la persona que había visto muchas veces con Orlando Arciniegas en la casa de él, montando cicla y en un centro de estética".
"En el restaurante ella no me saludó de buena gana, el sujeto me dijo que el canal de conversación con Orlando Arciniegas era con él y no con Samuel Duarte porque supuestamente ellos (Orlando y Samuel) estaban molestos y que Orlando necesitaba que yo le ayudara dándole recursos. Yo le manifesté que no tenía dinero, que incluso había tenido que vender el apartamento, que lo único que tenía era la camioneta pero que de todos modos la estaba negociando y que con lo que me quedara de esa venta, después de pagar deudas, le podría tratar de colaborar; él me dice que para cuándo dado que tenían que devolverse para Pereira, en ese instante me preguntó si tenía el teléfono de Jhon Esper Toledo y si sabía de él, yo le dije que no lo tenía, quedamos en que lo llamaba tan pronto tuviera algo y se termina la reunión".
"Yo como para esa fecha había vendido el apartamento que tenía, producto de esa venta saqué 50 millones de pesos para dárselos a él, lo llamé nuevamente de un teléfono de una venta de minutos y quedamos de vernos en el Mercacentro 4; yo llevaba el dinero en una lata de galletas, nos vimos en los pasillos, me llevó a la portería de un edificio, él habló con el celador para que nos dejaran entrar, nos subimos a la camioneta, fuimos al subterráneo y allí es donde yo le entrego el paquete, le dije que eran 50 millones de pesos y me fui".
Una vez finalizada la reproducción del audio de la entrevista durante la audiencia de imputación de cargos a Luis H. Rodríguez, la fiscal argumentó, "el contenido de esta entrevista es una manifestación clara de que el señor Luis H. Rodríguez, según lo que informa Oswaldo Mestre, una vez Orlando Arciniegas cae a la cárcel, a pesar de saber que estaba detenido y que se había demostrado de alguna manera que había estado involucrado en el desfalco de los Juegos Nacionales, siguió colaborándole, y es así como se toma el fundamento de la Fiscalía".