Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 03.Julio.2020
Inacar
  |   26.Junio.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Tras la rejas quedaron los militares que aparentemente abusaron de una menor indígena

Crédito: 
Suministrada
Los siete soldados regulares  aceptaron su responsabilidad en el aberrante acto, de tal manera fueron privados de la libertad por orden del juez que lleva el caso. Ahora estarán en las celdas de una guarnición militar. 

El Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, reveló que ante un juez de control de garantías fueron presentados siete soldados regulares del Ejército Nacional, investigados por el presunto abuso sexual del que fue víctima una niña de la comunidad indígena Embera, en el corregimiento de Santa Cecilia, en Pueblo Rico (Risaralda).

El Fiscal General señaló que los uniformados fueron imputados por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, seis de ellos en calidad de autores y uno más como cómplice. Los cargos achacados fueron aceptados por los procesados.

“En menos de 72 horas, en un enlace con las diferentes autoridades y en una acción liderada por la delegada para la seguridad ciudadana y la seccional Risaralda, se produce un resultado contundente en un hecho doloroso para los colombianos”, precisó el Fiscal Barbosa.

Las más de 40 acciones investigativas dispuestas por la Fiscalía fueron determinantes para poner en evidencia a los siete soldados regulares adscritos al Batallón de Alta Montaña del Ejército Nacional en Génova (Quindío), que servían de apoyo al Batallón de Artillería San Mateo con sede en Pereira.

“Ellos mancharon su uniforme y la dignidad de la niñez de Colombia, por eso se les solicitó medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario”, señaló el Fiscal General. 

El juez Promiscuo Penal Municipal de Pueblo Rico (Risaralda) atendió la petición de la Fiscalía e impuso medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario para los procesados, la cual deberá cumplirse en una guarnición militar que cuente con las condiciones necesarias.

“No vamos a ceder un ápice en la defensa de los derechos humanos de nuestros niños, niñas y adolescente. A los ciudadanos, a los padres de familia, les digo que el Fiscal General de la Nación está en las calles y en los territorios, no está encerrado ni confinado. Los funcionarios están en las calles, estamos dándole la vuelta al país para que los colombianos sientan que nuestras manos están ahí para apoyarlos”, concluyó el Fiscal Barbosa.