Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 17.Septiembre.2019
Pinto
Belvedere
  |   11.Septiembre.2019   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Ciudadano intentó golpear y salpicar con sangre a los médicos y enfermeras del hospital San Francisco

Crédito: 
Suministradas
El sujeto llegó alterado al centro asistencial donde golpeó e insultó al personal que quiso atenderlo, teniendo en cuenta que presentaba varias puñaladas en la cabeza. En medio de su locura el hombre manchó con sangre las paredes y los pisos del área de urgencias, mientras intentaba salpicar a todos los presentes. 

La situación se registró el pasado lunes en horas de la noche en la sala de urgencias del hospital San Francisco de la ciudad de Ibagué, lugar al cual llegó un ciudadano supremamente alterado mientras permanecía ensangrentado en su cabeza y rostro, de tal manera que los profesionales de la salud quisieron darle prioridad, creyendo que se trataba de algo grave. 

Sin embargo, cuando fue requerido por las enfermeras para realizarle un lavado y determinar cuantas heridas presentaba, el sujeto se tornó completamente agresivo golpeando al personal médico y a las auxiliares, de tal manera que el vigilante tuvo que intervenir. 

Pese a la presencia del hombre de seguridad, fue necesario solicitar el acompañamiento del cuadrante de la Policía Metropolitana que llegó cerca de 25 minutos después. 

Fue así que en ese lapso de tiempo, el paciente aparentemente drogado se apoderó de una botella de alcohol etílico la cual ingirió en cuestión de segundos, aumentando su estado de agresividad en contra de los funcionarios. 

Fue tal la situación que el personal tuvo que encerrarse en los consultorios para salvaguardar su propia integridad, de tal manera que el hombre empezó a salpicar de sangre los pisos y las paredes, convirtiendo la sala de urgencias en lo que parecía ser el escenario de una película de terror. 

Diógenes Salazar Gerente del hospital San Francisco (USI):

Finalmente ante la presencia de la Policía, se procedió a reducirlo y esposarlo para que los médicos le pudieran suturar las heridas. Teniendo en cuenta que requería una intervención de mayor complejidad, se adelantó el traslado al hospital Federico Lleras Acosta donde le prestaron la atención psiquiátrica. 

Esta redacción pudo establecer que no era la primera vez que este sujeto llegaba hasta ese centro asistencial, presentando heridas causadas con arma blanca.