Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 30.Mayo.2020
Inacar
  |   04.Julio.2019   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Ciudadano fue capturado para cumplir medida de aseguramiento por secuestro extorsivo

Crédito: 
Suministrada por la Fiscalía
El hombre quien al parecer estaba al servicio de la organización criminal Los Pinto, presuntamente acordó con otras personas secuestrar a la víctima para exigir una considerable suma de dinero.
Universidad de Ibagué

Tras la declaratoria como persona ausente de Jairo Rivera Pinto en el año 2018, la Fiscalía hizo esfuerzos ingentes para dar con su paradero con el objetivo de hacerlo responder por el delito de secuestro extorsivo, luego de que en el año 2016 una mujer fuera engañada bajo la compra falsa de un vehículo.

Fue así como el hombre de 47 años fue detenido por servidores del Gaula de la Policía en un puesto de control de Ibagué, donde al revisar sus antecedentes se percataron de la orden judicial vigente, por una investigación que le sigue el ente acusador.

De acuerdo con los resultados de las labores investigativas, el indiciado quien es un reconocido comerciante y propietario de una compraventa de autos en la capital tolimense, supuestamente hacía parte de la estructura criminal denominada Los Pinto, responsable de un hecho delictivo ocurrido el 26 de enero del año 2016, del cual fue víctima una mujer de 64 años, quien habría hecho un negocio con el indiciado sobre un vehículo y dos lotes, por lo cual fue citada en una notaría con el fin de formalizarlo. 

Estando allí, fue sorprendida por varios individuos, entre ellos se presume que estaba Rivera Pinto, quienes la intimidaron con armas de fuego, la subieron a un vehículo y en medio de maltrato físico y verbal la llevaron hasta el municipio de Purificación. Después la despojaron de su vehículo y la obligaron a firmar una letra por cinco millones de pesos. Finalmente, los agresores arrojaron del vehículo a la víctima y emprendieron la huida.

La mujer, posterior al suceso, recibió múltiples llamadas en las que le exigían la suma de la letra; de lo contrario atentarían no solo contra su vida sino la de toda su familia. 

Una vez detenido el acusado, fue trasladado a un centro carcelario en donde deberá permanecer mientras continúa el proceso.