Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 04.Junio.2020
Inacar
  |   09.Mayo.2019   |   Por:  
Ecos del Combeima

Así fue el desalojo en el barrio Las Brisas

Crédito: 
Miguel Angel Figueroa
Más de 200 familias fueron sacadas a la fuerza del predio, gracias a la intervención de la Policía que utilizó gases lacrimógenos y maquinaria pesada para destruir lo que los invasores habían construido. 
Universidad de Ibagué

Luego de agotar el recurso del diálogo entre las autoridades y los invasores del predio conocido como La Monta en el barrio Las Brisas de Ibagué, donde más de 200 familias invadieron para tratar de apropiarse de un pedazo de tierra donde pudieran construir una vivienda digna, la fuerza pública tuvo que intervenir para desalojarlos haciendo uso de la fuerza. 

Pese a que en el lugar habían muchos niños, mujeres embarazadas y adultos mayores, el escuadrón móvil antidisturbios utilizó gases lacrimogenos y pistolas de paintball, para obligar a estas humildes familias a salir del lugar. 

Fue así que producto de la inhalación de los gases los niños tuvieron que ser evacuados mientras permanecían casi asfixiados, requiriendo que sus progenitoras dejaran abandonadas sus pocas pertenencias, para evitar que los gases los continuaran afectando. 

Por su parte, una jovencita que se encontraba en estado de gestación tuvo que ser evacuada de emergencia hacia un centro asistencial, teniendo en cuenta que sufrió una amenza de aborto producto del susto y los gases que arrojaron los uniformados. 

Vale la pena señalar que un patrullero identificado como Fabián Cabal agredió físicamente al equipo periodístico de Ecos del Combeima, mientras trataba de impedir que grabaramos el procedimiento que estaban realizando. El maltrato al comunicador se dio, pese a que Miguel Angel Figueroa se identificó en reiteradas ocasiones como periodista. 

Fue así que ante la utilización de la Fuerza, la ciudadanía allí ubicada decidió salir del predio, cargando conchones y enseres en medio de lágrimas, mientras una retro-excavadora destruía las viviendas improvisadas para que posteriormente otros funcionarios les prendieran fuego. 

Según algunos funcionarios de la Gobernación, a partir de este desalojo que se convirtió en el número nueve, se decidió pedir el apoyo del Ejército Nacional para que los uniformados se instalen en el lugar, mientras se levanta un muro que rodee todo el lote y así evitar nuevas invasiones.