Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 16.Septiembre.2019
Belvedere
  |   07.Mayo.2019   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Sujeto responsable del más reciente feminicidio en Ibagué quiso suicidarse, pero lo salvó la Policía

Crédito: 
Suministradas
El hombre quien confesó asesinar a Sandra Lucía Ramírez Villamíl, literalmente quedó suspendido en el aire mientras los policías lo sostenían para que no cayera desde la parte alta del puente de la variante.

Se trata de Diego Fernando Morales Molina, quien intentó acabar con su vida esta tarde en el mal llamado puente del suicidio, ubicado sobre la variante de la ciudad de Ibagué, luego de confesar ante los medios de comunicación y la Policía que había sido el responsable del feminicidio de su ex pareja Sandra Lucía Ramírez Villamíl de 44 años de edad e intentar asesinar a Robinson Vargas Forero. 

Fue así que ayer se entregó a las autoridades judiciales de la capital tolimense, con el objetivo de responder por la fatal determinación de acabar con la vida de la mujer que decía amar y atentar contra la existencia del vecino, a quien señaló de ser el amante de su pareja.

Sin embargo, familiares de la señora Sandra Lucía informaron que ellos ya no convivían y que el hombre constantemente amenazaba de muerte a la mujer, para persuadirla de no terminar la relación con él.

Vale la pena señalar que Diego Fernando informó a los medios de comunicación que presentaba múltiples traumas producto de un caso de violación del que fue víctima cuando era un niño. Adicional a eso, quiso justificar su acción argumentando que se había dejado llevar por la rabia al estar enceguecido por los celos.

Fue así que hoy el señor Diego Fernando Morales fue dejado en libertad, toda vez que no podía ser judicializado teniendo en cuenta que no fue capturado en flagrancia, ni existía una orden judicial que pesara en su contra.

Sin embargo, la historia con él no terminó ahí, toda vez que hoy en la tarde intentó suicidarse, pero fue rescatado por la Policía. 

En esta oportunidad, Morales Molina se desplazó hasta el puente de la variante, donde atravesó las rejas de seguridad para acabar con su existencia, pero al momento de tomar la decisión de dejarse caer, la mano de un Policía lo sujetó y evitó que cayera al profundo vacío que ha cobrado muchas vidas. 

Fue así que durante varios segundos el hombre literalmente quedó suspendido en el aire, mientras otros policías y ciudadanos llegaron para sujetarlo con cuerdas y así evitar la fatal determinación. 

Una vez fue puesto a salvo, el hombre fue trasladado hacia un centro asistencial para que recibiera valoración por la especialidad de psicología.