Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 19.Noviembre.2018
Prabyc
  |   08.Noviembre.2018   |   Por:  
Ecos del Combeima

"Los que no nos preparemos vamos a desaparecer": Jesús Alberto Carvajal

Jesús Alberto Carvajal, Fábrica de licores Tolima HD
Crédito: 
Ecos del Combeima
El gerente de la Fábrica de Licores del Tolima se refirió a la demanda que tiene en ‘jaque’ la viabilidad financiera de la empresa e indicó que se tiene previsto iniciar una acción de repetición por la indemnización que tuvieron que pagar a una extrabajadora.

 

La Fábrica de Licores del Tolima ha vivido un proceso favorable en el 2018 en el cual se han recuperado muchos espacios que habían sido ocupados por otras marcas, sin embargo se vienen enfrentando problemas jurídicos pues al iniciar el periodo de Jesús Alberto Carvajal se encontró con cerca de 34 procesos.

Entre ellos estaba el de la demanda interpuesta en el 2001 por un proceso de distribución y que fue fallado en el 2016 por el Consejo de Estado a favor de los demandantes ordenando a la Fábrica de Licores indemnizarlos, el consorcio a su vez solicitó más de 34 mil millones de pesos.

Sin embargo el Consejo de Estado falló en ‘abstracto’, es decir que no determinó un monto estimado para la indemnización.

“Nosotros hicimos un estudio juicioso producto a lo que se generó con ese contrato e hicimos una cuantificación por el orden de los 560 millones de pesos mientras ellos reclaman 34.956 millones de pesos, estamos en un ejercicio jurídico en el cual nuestros jueces determinarán”, indicó el gerente de la Fábrica de Licores del Tolima.  

Además indicó que el Consejo de Estado determinó que no se debió entregar la distribución a Continental  porque está le había puesto condiciones a la Fábrica de ganar la licitación, el Tribunal Administrativo del Tolima determinó que no era una condición, pero en segunda instancia el Consejo de Estado determinó que la carta sí era una condición y ningún ofertante podía hacer condición alguna.

Jesús Alberto Carvajal explicó que este tipo de procesos tienen tiempos y hay que esperar que se den las decisiones pues sea cual sea el fallo las partes apelarán, por lo cual lo que resta es seguir fortaleciendo la Fábrica.

En cuanto a las responsabilidades sobre los funcionarios que permitieron que se generarán estas acciones, el gerente comentó que se iniciarían en el momento que se tuviera que hacer un pago por estas sentencias.

“Para que prosperé una acción de repetición la conducta debe ser gravosa o dolosa, aquí hay unos antecedentes que hacen que de cierta manera se desvirtué esa condición, no es tan fácil como el ciudadano de a pie lo piensa, no porque alguien se equivoque tomando una decisión ya entra a responder con su peculio, es mi obligación como gerente el impetrar las acciones correspondientes en los tiempos que ha determinado la Ley”.

Además apuntó que no existió ninguna condición porque al final Continental firmó el contrato sin reparó y ejerció el contrato desde el 2001 hasta el 2005.

En cuanto al caso de la funcionaria que debió ser indemnizada por un mal despido, el gerente indicó que ya llegaron a una conciliación con la demandante y solo faltaría un pago.

“Hay un plazo de Ley para impetrar la acción de repetición y haremos el ejercicio jurídico correspondiente, este es uno de los procedimientos que hay que surtir y ya lo hemos determinado”.

¿Cuál es la proyección a Futuro para las Fábricas de Licores?

El gerente Carvajal explicó que el Gobierno tenía una deuda histórica que se produjo en la Constitución de 1991 que determinó que se debía producir una Ley de Licores y solo 25 años después el expresidente Juan Manuel Santos la presentó y entró a vigencia a partir del 2017.

“Esta Ley ha producido una reglamentación y se han determinado reglas claras para nacionales e internacionales, el espíritu de la norma era poner a Colombia a tono con los acuerdos internacionales para poder llegar a nuevos mercados”.

Carvajal además apuntó que hoy en Colombia solo existen 6 fábricas de licores, incluyendo la del Tolima, por lo cual es un ejemplo que en la medida que llega la modernidad y la competitividad, las empresas deben enfrentarse mejor para abordar estos nuevos retos y evitar desaparecer.