Alexa

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 02.Marzo.2021
  |   21.Febrero.2021   |   Por:  
Gerardo Gómez

Murió Rafael Aguja Sanabria, ilustre abogado tolimense

Crédito: 
tomada de facebook
A los 81 años, víctima de una penosa enfermedad que lo mantuvo postrado en cama en su última etapa, falleció este jurista que fue docto en el derecho y abanderado de causas sociales.

Su deceso se produjo este sábado 20 de febrero en su residencia del barrio La Granja de Ibagué tras padecer por varios años un cáncer de próstata el cual lamentablemente, le hizo metástasis en todo su cuerpo manteniéndolo recluido con cuidados paliativos en su residencia por más de un año y medio, pues a pesar de su delicado estado su cuerpo y su férreo carácter resistieron los duros embates de esta violenta enfermedad.

El abogado Rafael Aguja Sanabria por cosas del destino nació en Bogotá pero siempre proclamó ser del municipio de Coyaima en el sur del Tolima, donde vivió su primera infancia y parte de su vida de adolescente, nunca dejó de visitar este terruño porque en la vereda Santa Marta y a las orillas del río Saldaña tuvo esa cosmovisión que le produjo arraigo y sentido de pertenencia, tanto fue que defendió causas sociales en favor de los indígenas de Colombia.

Su padre fue don Antonio María Aguja de Coyaima y su madre doña Hilda Sanabria, oriunda de Boyacá, Aguja Sanabria fue casado con doña Marcela Sanabria de quien se separó hace cerca de 30 años, tuvo cuatro hijas María Constanza, Sandra Patricia, Claudia Marcela, Hilda y Paola, luego de su separación vivó hasta sus últimos días acompañado de su hija Marcela.

Rafael Aguja Sanabria, sin duda alguna, fue uno de los más destacados profesionales del derecho que haya producido la tierra tolimense, incluso con connotación nacional, bachiller del Colegio San Simón de Ibagué, obtuvo título de abogado en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia en el año de 1.969 su tesis de grado sobre el Régimen Jurídico de los Pequeños Arrendatarios y Aparceros Frente a la Reforma Agraria en Colombia, fue Juez Segundo y Treinta de Instrucción Penal Militar en los batallones Tenerife y Juanambú de Neiva y Florencia, fue Jefe de Distritos de Pequeños Arrendatarios y Aparceros del antiguo INCORA, concejal de Coyaima por varios años, concejal de Ibagué, Diputado a la Asamblea del Tolima durante dos periodos y Conjuez de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Dsitrito Judicial de Ibagué.

Fue dirigente del Partido Comunista en el Tolima, fue columnista del semanario Voz Proletaria, escribió en el Nuevo Día, gran docente universitario, catedrático de las Universidades Cooperativa y Unibagué y gran parte de su vida profesional la dedicó al derecho penal defendiendo las causas de los indígenas y de las personas humildes, actuó en grandes causas sociales por las que será recordado en muchos sectores pero igualmente su huella y legado serán imborrables entre quienes fueron sus discípulos en la docencia.

“Fue una carrera brillante”: Alberto Torres Bonilla

“Creo que de los primeros abogados que oí nombrar en mi vida, fue Rafael Aguja Sanabria, quien tuvo una carrera brillante en la clásica defensa que nos enseñó Jorge Eliecer Gaitán, se hizo famoso mundialmente al intervenir en el proceso de la matanza de los indios Kuiba en donde el juez fue otro ilustre jurista, el doctor Grisales, me apasionaba ver al doctor Aguja con alma de principiante recorriendo los pasillos del Palacio de Justicia de Ibagué y atendiendo sus clientes en la cafetería del Yel Coctel de una esquina en la Plaza de Bolivar, frente al mencionado edificio, me sorprendió igualmente cómo se adaptó con éxito luego de venir del Sistema Penal Clásico al nuevo Sistema Penal Acusatorio”, expresó este prestigioso abogado ibaguereño.

Por su parte, el también abogado y ex secretario de despacho, Jorge Ancizar Cabrera Reyes, escribió sobre Aguja Sanabria y su legado:

“Personas como el doctor Rafael Aguja Sanabria, que han servido a la sociedad civil, y ejercido con transparencia la profesión del Derecho nunca mueren, sus ideas permanecerán intactas en el imaginario colectivo”.

……Líder esclarecido y aguerrido defensor de las clases menos favorecidas, se ha ido al Oriente Eterno, un ser humano excepcional, gran Padre, extraordinario Jurista, destacado profesor universitario y un ciudadano ejemplar, demócrata a carta cabal, un revolucionario de ideas y de pensamiento por una sociedad con justicia social, más justa y  con igualdad.

El doctor Rafael Aguja Sanabria, deja huella Indeleble en su lucha política, social y jurídica, defensor de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, penalista juicioso y aportó al desarrollo social de nuestra ciudad de Ibagué en su condición de Concejal de Ibagué  y al departamento del Tolima, como Concejal en su natal Coyaima, Tolima y en su  calidad de Diputado a la Asamblea Departamental de Tolima.

Deja indudablemente imborrable huella y un legado de servicio a la comunidad tolimense, a la academia, a la justicia y a la política, como formador político y educador de líderes para el cambio social, cultural y ambiental,   en la búsqueda de un mejor destino para las presentes y futuras generaciones.

Ejerció el periodismo como columnista y siempre vivió para la cátedra, era su vida y como Abogado Social, le gustaba ayudar a las personas, a solucionar sus problemas jurídicos, prestando y dando lo mejor como profesional, pensando más en el bienestar de la gente, que en su propio beneficio económico.

Que descanse en la gloria de Dios y paz en la tumba del doctor Rafael Aguja Sanabria

Las exequias del doctor Rafael Aguja Sanabria se llevarán a cabo este lunes 22 de febrero a las 11 de la mañana en la Iglesia del Perpetuo Socorro del Barrio Piedra Pintada y posteriormente su cuerpo será cremado en Los Olivos del sector de Picaleña, Econoticias y Ecos del Combeima, presentan las condolencias a la familia y allegados del doctor Rafael Aguja Sanabria y pide a Dios por su eterno descanso, Paz en su Morada Eterna.

Escuche a Alberto Torres Bonilla: