Alcaldia
  |   22.Diciembre.2020   |   Por:  

Negocios nocturnos y sector de la rumba en Ibagué se estarían declarando en quiebra masiva frente a cierres y restricciones dictadas por los gobiernos

Crédito: 
Imagen de Referencia
Aranzalez
Según las cifras que manejan desde Asobares y demás agremiaciones del sector, unas 15 mil familias en el Tolima, están viviendo una dura crisis al no poder trabajar  habiéndoseles ordenado un cierre hasta enero del 2021.
Velotax

Frente a la situación que están viviendo, responsabilizan directamente al Gobernador del Tolima y al Alcalde de Ibagué, al haber ordenado cierres en octubre y noviembre a pesar, afirman, de las advertencias que hicieron sobre los cierres y restricciones que por esta época se estarían dando desde el Gobierno Nacional.

Según Andrés Nossa, representante de Asobares Tolima, además del cierre generalizado desde marzo del presente año por causa del Covid-19, se han sumado los cierres finalizando el mes de octubre y hasta el 23 de noviembre cuando apenas comenzaba la reactivación y ahora el recientemente ordenado al amparo del decreto nacional lo prácticamente los llevó a pasar el año en ceros, afirmando que durante el 2020 solamente han podido trabajar durante 45 días aproximadamente.

“Hoy de nuevo estamos ante esta situación y esta coyuntura de acuerdo a la ocupación de camas UCI y a la circular emitida por el Gobierno Nacional, pero lo que más nos preocupa es la falta de garantías, mientras vemos cómo las redes sociales y los medios se inundan de imágenes de una carrera tercera, de un centro, de las plazas de mercado donde la informalidad le ha ganado a la formalidad, quién nos garantiza que cerrando los establecimientos hasta el 2 de enero, vaya a disminuir el nivel de ocupación de las camas UCI, que las medidas tomadas por el Alcalde y el Gobernador vayan a tener un efecto positivo y nosotros podamos reabrir el comercio, por eso vemos que no hay esas garantías porque lo que estamos viendo es un desorden en el día y un control en las noches”, dijo Andrés Nossa.

Afirmó que esto se trata de la ‘crónica de una muerte anunciada’ porque cuando decretaron el Alcalde y el Gobernador el cierre del sector nocturno finalizando el mes de octubre y abarcando el mes de noviembre, les dijeron que no lo hicieran porque lo más probable era que en este mes de diciembre, el Gobierno Nacional emitiría la orden de un nuevo confinamiento e Ibagué ya había cerrado y que la intensión del cierre en octubre y noviembre, no se vio con la disminución de los casos de Covid-19 para lo que no ha habido respuesta de los gobernantes.

“En este caso, el gremio de negocios nocturnos, estamos a la espera de reunirnos para declararnos en una quiebra colectiva porque ya no aguantamos más y esto es responsabilidad del Alcalde y del Gobernador por esas decisiones que han tomado en contra del gremio nocturno, ¿o será que en las horas diurnas el Covid-.19 descansa y trabaja e infecta sólo en las noche?, todo esto está llevando a más desempleo y a la pobreza junto a la quiebra de un sector del que los impuestos , en su mayoría van destinados para la salud y estas prohibiciones van es a fortalecer la ilegalidad”, agregó.

Expresó que no tuvieron en este año temporada de fiesta de las madres, del padre, de Halloween, los Días sin IVA y mucho menos los puentes o las fiestas de navidad y fin de año, agregó que por lo menos 15 mil familias están al borde de la ruina o lo que sería peor a punto de aguantar hambre además del cierre de los negocios y los empleos que se han perdido.

Escuche la entrevista completa: