Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 26.Octubre.2021
Constructora Bolivar
Velotax
  |   22.Julio.2020   |   Por:  
Gerardo Gómez

Comunidades de la zona rural en El Espinal denuncian que están acorralados y a merced de la delincuencia

Hurto rovira
Crédito: 
Suministrada - Ecos del Combeima
A la dura situación que está enfrentando la segunda ciudad del Departamento del Tolima, al ser la que registra el más alto índice de contagios y casos por COVID-19, se le suma el desbordado incremento de los hechos delincuenciales.

Los asaltos a fincas, los atracos para hurtar motocicletas y elementos de valor se han convertido en una amenaza permanente, piden acciones contundentes por parte de las autoridades municipales y de Policía para ponerle freno a la situación.

La tranquilidad y hospitalidad que caracteriza al campesino de tierra caliente en el Tolima, se han visto cambiadas por el temor y la desconfianza tras los constantes hechos que impactan más duramente el patrimonio y los ingresos de quienes viven generalmente de las faenas agrícolas o de sostener sus fincas con cultivos como el arroz, el mango, el limón, el maíz y demás cosechas y dinero que a algunos se les ha ido como agua entre las manos por cuenta de los malhechores que hoy los asedian.

“Últimamente se ha presentado mucho robo, mucho atraco, en las fincas, en estas veredas y la gente está alarmada por lo disparada que se encuentra la ola de inseguridad, por eso hacemos el llamado tanto al coronel de la Policía como a Juan Carlos Tamayo ya que votamos y lo elegimos como alcalde, pero es momento que le ponga coto a lo que está pasando, ya no solo en la zona urbana sino en la rural donde esto se está volviendo en algo permanente”, afirmó don  Isidro Tacuma habitante de una de las veredas del Espinal.

Dijo que la modalidad más frecuente es la del hurto a mano armada de motocicletas, porque al parecer, previamente le hacen el seguimiento y luego de escoger a su víctima para abordarlas en las vías veredales, amenazándolos y hurtarles su vehículo, otra de las modalidades es el de ingresar portando armas de fuego a las fincas o predios de las personas para amedrentándolos e intimidando a sus ocupantes para alzarse con dinero y elementos de valor encontrados a su paso.

“Hacia el lado de la vereda Dindalito en la finca del doctor Pinilla, hace algo más de un mes llegaron a las seis de la tarde siete tipos que ingresaron por la parte de atrás y los asaltaron para llevárseles lo que encontraron, en la finca de la vereda Callejón que es de la familia del gerente de la Fábrica de Licores, Franza Bedoya, también la hurtaron hace poco, ahí mismo en Calllejón donde los Rojas también se les metieron a robar, esto es una situación que tiene a la gente preocupada y cansada, también hay mucho hurto de motos, es gente sabedora que clase de tipo de moto tienen las personas y los ‘puestean’ para salirles en el camino y les colocan un lazo de lado a lado para hacerlos caer, los encañonan y se les llevan la motocicleta, si es de noche, les salen en la vía los ‘encandelillan’ con unas linternas de luz muy fuerte, salen les hacen el pare y los encañonan, los amenazan y se les llevan la moto”, agregó don Isidro.

Afirmó veredas como San  Francisco, Dindalito, Guacimales, Calzama, Pasoancho y Callejón junto a otros sectores son los más golpeados por estos constantes hechos de inseguridad y les preocupa que en muchos casos llegan a las fincas como si supieran que allá hay dinero o lo recaudado de las cosechas de limón, de mango u otros productos y amenazan a los moradores diciéndoles que si no entregan el dinero les van a cortar dedo por dedo, al estilo de las películas de la mafia mexicana, finalmente reiteró el llamado a la Policía, a la SIJIN y a la Administración Municipal que hagan lo propio para que la zona no se siga convirtiendo en blanco de la delincuencia.

Escuche la entrevista completa: