Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 26.Noviembre.2020
Inacar
Ecos del Combeima
  |   23.Mayo.2012   |   Por:  

Cortolima, objetivo de la politiquería regional y nacional

<p>Distintos sectores pol&iacute;ticos se disputan abiertamente la direcci&oacute;n de la primera autoridad ambiental del Tolima. La pregunta es, &iquest;Cu&aacute;l es el inter&eacute;s por controlar la instituci&oacute;n?</p>
Salud Tolima

El próximo martes se elegirá por parte del Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, el nuevo director de esta entidad. Como opotunamente lo ha denunciado Econoticias, politiqueros de todas las pelambres aspiran a quedarse con este importante cargo.
No obstante, en esta oportunidad el interés de quienes aspiran a sacar de una vez por todas del camino a la actual directora, Carmen Sofía Bonilla , no se centra en disponer de la burocracia de la institución, o en los contratos que desde ésta se generan, como lo ha sido tradicionalmente en el marco de las llamadas "alianzas programáticas" de los partidos políticos, sino que hay algo más.
El primero en destapar sus cartas por el control de las Corporaciones Autónomas Regionalesfue el gobierno nacional. Desde el inicio de su mandato, el presidente Juan Manuel Santos hizo explícita su pretensión de centralizar la política medioambiental del país, bajo el argumento de que las CAR adolescían problemas graves de corrupción y de excesiva burocracia, por lo que éstas, ante su inoperancia, deberían reformarse y tornarse en macroregiones, lo que conllevaría a que desaparecieran en los departamentos pequeños, como en el caso del Tolima.
Sin embargo, al no prosperar la iniciativa de Santos, el paso subsiguiente apuntaba a quedarse con los consejos directivos de las corporaciones, para influir en la elección de sus directores.
El caso Cortolima
Por supuesto el caso de esta corporación no es diferente. Sumado a los intereses de la nación, están los políticos, económicos y hasta personales de los "cacicasgos" tradicionales de este departamento.

La cabeza de Carmen Sofía Bonilla hoy se la disputan liberales (quienes ayudaron la ayudaron a llegar al cargo), conservadores "gomezgallistas" (que tienen un pacto con los primeros), Barretistas, los militantes del partido de la U, entre otros cuyos intereses exceden las afiliaciones políticas.
Es vox populi el alejamiento de la funcionaria del gobernador Luis Carlos Delgado, y también la pretensión de sus aliados conservadores de hacerse con la dirección, tal como lo han hecho con la Contraloría Departamental; pero sobre todo, de los políticos condescendientes con la minería, legal e ilegal, por cobrarle a Carmen Sofía Bonilla su vehemencia frente al proyecto minero de La Colosa y la minería ilegal en el departamento. Esa es la gema de la corona.
En resumen, la presión a Cortolima viene de lados de quienes tiene un franco y abierto interés en que el megaproyecto minero de La Colosa, angenciado por la multinacional sudafricana AngloGold Ashanti se desarrolle, por encima de los conceptos negativos entregados por la misma entidad y por la Procuraduría Regional Ambiental y Agraria; y también por quienes necesitan que se levanten las sanciones que pesan sobre la minería ilegal en el sur y norte del Tolima, decisión que depende exclusivamente del director de la entidad.
Para su reelección, Carmen Sofía Bonilla contaría con 6 votos en el consejo directivo, sin embargo, el peso de la chequera de sus contradictores podría hacer no difícilmente que quienes hoy la acompañan den un giro de 360 grados y cedan a las pretensiones de la politiquería.
Econoticas ha conodido que el pacto de tumbar a la actual directora de Cortolima se cocina la pasada campaña política.