Alcaldia
Casa Toro
  |   12.Agosto.2022   |   Por:  
Gerardo Gómez

En la I.E. Jorge Eliecer Gaitán cada vez se complica más la terminación de las obras

Crédito: 
Gerardo Gómez
Aranzalez
Padres de familia y comunidad educativa ven con desespero cómo cada vez está más lejana la continuidad de las obras mientras los estudiantes reciben clases en aulas no apropiadas.
Velotax

Un nuevo escoyo le ha surgido a la terminación de las aulas de la Institución Educativa Jorge Eliecer Gaitán, ubicada en el barrio del mismo nombre en la comuna 4 de Ibagué, es así como un problema con la empresa de energía, Celsia S.A. genera los traumatismos para que las nuevas aulas construidas recientemente, tengan energía eléctrica, poder ser ocupadas y cumplan la función que deben cumplir, se trataría de una cuenta millonaria que estaría cobrando la empresa en mención para la adecuación de las instalaciones eléctricas, lo cual estaría por fuera de los presupuesto de la Secretaria de Educación de Ibagué.

“Estamos muy preocupados porque ya estamos en agosto y se suponía que iban a entregar los 16 salones que iban a ocupar los estudiantes y no han podido ir aún porque Celsia no les ha colocado la luz en los salones que se necesitan y al parecer, no lo han hecho porque están exigiendo unos costos muy elevados a la Secretaría de Educación y por eso no se ha podido llegar a un acuerdo”, manifestó la señora Olga Botero, representante de los padres de familia.

“Lo otro es con respecto a los resultados que han arrojado las características de la construcción, pues parece que no son favorables y eso nos preocupa más todavía porque no vemos que vaya a ser posible que se reinicie la construcción este año como se tenía pensado, realmente la comunidad, padres de familia, los alumnos y los docentes estamos muy angustiados, queremos ver soluciones ante la situación que se está viviendo en la institución”, agregó doña Olga.

“Es bien complicada la situación porque según el informe del Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa, FFIE el 90% de las columnas del colegio no dan para lo que se tiene que hacer ahora y empieza un proceso donde nos explicaba la interventoría que es llenar el colegio de parales y empezar a golpear las columnas para poderlas pelar y volver a hacerles el recubrimiento, parecer ser que no resistieron la prueba del concreto, entonces lo difícil es que debemos de esperar seis meses porque según el interventor, se tendría que pedir los diseños en la Curaduría diseñar sobre los diseños y esperar que la Curaduría Uno, los apruebe y si no, nos hablaban de un tiempo mínimo de seis meses para adelantar estos procesos pero para nosotros es un fecha abierta que pondría ser de más de ese tiempo”, explicó otro de los representantes de los padres, el señor Ever Hernández.