Miguel Barreto
Pinto
Velotax
  |   11.Enero.2022   |   Por:  
Disraeli Labrador

Reflexión de la razón del voto

Disraeli Labrador
Crédito: 
Ecos del Combeima
No todo es malo, existen esfuerzos recientes por gobernar mejor

La dignidad que en otrora representaba el cargo de Presidente, Senador o Representante, se desvaneció por la pobreza intelectual y banalidad que reitera la intrascendencia de la gestión pública, que en efecto refleja el espejo e irradia brutalidad a los demás poderes públicos, al punto de romper los contrapesos del Estado, volviendo en sí mismo, una institucionalidad rota, que emerge la corrupción por inercia y genera solidaridad delincuencial e impunidad total. A eso hemos llegado Colombia, triste y lamentable, pero la historia de las naciones demuestra un cambio cíclico cuando se toca fondo y Colombia ya está en ese momento donde la conciencia ciudadana se revela y cambia el statu quo y avanza en caminos de prosperidad.

Colombia es si mismo, representa por sus nacionales, una importante reserva de inteligencia y astucia que traerá progreso a la existencia misma de la humanidad, por la posibilidad de generar conocimiento y avance científico pendiente hoy por promover, que está en la génesis propia del colombiano, producto de la combinación de ancestros que armonizaron genéticamente nuestra nación desde la misma colonia y la sangre pura de nuestros indígenas. Nuestra fortaleza colombiana, se ve truncada por la pobreza y falta de grandeza de quiénes ostenta el liderazgo económico y político que han mantenido el manejo del poder por años, se quedaron con una visión miope de lo grande que es la mente del colombiano, que ante las adversidades, falta de oportunidades y la violencia, es recursivo, imaginativo y sale adelante a pesar del dolor de la violencia o de la frialdad del sistema económico imperante, mayormente excluyente.

Walt Disney nos presentó su última película de dibujos animados “Encanto”, la cual empieza por mostrar el dolor de la pérdida de un esposo y padre por cuenta de la violencia que vivimos los colombianos por muchos años, eso refleja el caso reiterado y triste del dolor de la violencia en Colombia, que mata y desplaza a tantos colombianos, que con el dolor de perder el amor de la sangre familiar en nuestro suelo patrio, desarraigando de sus propias tierras que labraron por décadas sus ancestros, para embarcasen en un tránsito territorial, sin rumbo claro a engrosar los círculos de pobreza y hambre de las ciudades capitales.

No todo es malo, existen esfuerzos recientes por gobernar mejor, creo que leyes como la de víctimas, restitución de tierras o el mismo Acuerdo de Paz, son pequeños bálsamos para empezar a buscar reestablecer los sueños de paz y tranquilidad de los colombianos, aunque incomprendidos los instrumentos legales por muchos e imperfectos para ser suficientes, pues la Paz no es una ley o una norma, es la reconciliación nacional, el respeto del 2 prójimo como enseñó Jesús o el simple respeto por el derecho ajeno por convivir en sociedad, pues basta la simple existencia, para tener el derecho a vivir feliz y en Paz, el trayecto tan corto que es el simple suspiro de la existencia humana, que es razón suficiente para que nos hagamos más solidarios y respetuosos para vivir bien todos.

¿Cuál es la razón de la existencia de la humanidad? Es trascender en el conocimiento para conquistar la vida misma de la conciencia humana, que debe asumir la responsabilidad que mantenerse en sí misma perdurable, para lo cual debe proteger la naturaleza y el ambiente como sujeto de derechos, no como un medio para la explotación de la humanidad, sino como un fin mismo de integración del ser humano y el ambiente que lo rodea. Los científicos, empresarios y las grandes potencias están invirtiendo en intentar conquistar la Luna o Marte, sin embargo, la subsistencia del ser humano por fuera de la tierra, hasta el momento, es artificialmente insostenible y a eso se intenta avanzar, basta con ver los efectos de un astronauta 6 meses es la Estación Internacional para ver lo inflexible del ambiente del espacio con el cuerpo humano que sufre el rigor de la presión y la falta de gravedad, al punto de ser muy difícil sostener la vida fuera de la tierra, por ahora mejor cuidar lo que tenemos, agua, tierra y aire son la vitalidad de la existencia. No es de poca importancia escoger quien debe gobernar una nación, debe entender la responsabilidad explicada y aún más.

 

Disraeli Labrador Forero Abogado