Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 24.Julio.2021
Velotax
  |   14.Julio.2021   |   Por:  
Diego Jiménez

Ibagué necesita marketing

Diego Jimenez
Crédito: 
Internet
Hablemos principalmente de tres temas muy importantes, dos de ellos son tareas muy pequeñas: infraestructura vial, establecimiento de zonas y la señalización hacia sus lugares turísticos. Por: Diego Jiménez.

Ibagué y el Tolima tienen muy buenos planes y proyecciones, pero hay tareas pendientes que, si no se ejecutan ahora, va pasar mucho tiempo para convertirse en un destino realmente atractivo para el inversionista y para el turista. ¿Por qué? Veámoslo desde el marketing, la competencia está aprovechando las oportunidades y entre tanto nosotros proyectamos, ellos obtienen una mejor porción en la participación de mercado. Hablemos principalmente de tres temas muy importantes, dos de ellos son tareas muy pequeñas: infraestructura vial, establecimiento de zonas y la señalización hacia sus lugares turísticos.

Cuando una persona llega a Ibagué se encuentra con un tráfico pesado, ya sea por la Avenida Pedro Tafur, la Avenida Ambalá o el centro, según el origen del visitante. Si se dirige a un sector como la calle 60, puede verse “embotellado” en trancones que si bien es cierto por la naturaleza de la ciudad no son tan demorados, la expectativa de calidad de vida que tiene el visitante sobre una ciudad intermedia, con los pitos y el estrés, puede empezar a diluirse. La ciudad necesita además de pavimentar vías ya existentes, poner en marcha no solo una obra en cuatro años, sino varios viaductos, puentes peatonales y rotondas inteligentes que promuevan la cultura ciudadana y el respeto al peatón.  Sobre estas decisiones los gobernantes deben contar con total respaldo para que la ciudad avance y nuestro cliente obtenga una mejor experiencia de usuario.

Ibagué cuenta con restaurantes de gran categoría y la visión de los empresarios de este sector sobrepasa el gusto de propios y visitantes. No obstante, se requiere por parte de la administración municipal y ojalá la Cámara de Comercio, el establecimiento de una o varias Zona G. No es solo cuestión de “bautizarlas”, sino de invertir en equipamiento de ciudad que, además de ubicar a las personas, les informe sobre el tipo de comida que encuentran en el sector y los nombres de los establecimientos. Esto es destacar el producto.

Finalmente hay una deuda muy grande con la señalización o en términos de mercadeo la promoción de ciudad. El que no muestra no vende. Cuando un turista o inversionista llega a Ibagué y la recorre, debería encontrar en la infraestructura vial y señalética de semáforos la orientación continuada hacia la Concha Acústica Garzón y Collazos, El Conservatorio del Tolima, El Cañón del Combeima, El Jardín Botánico, el Museo de Arte, la Plazoleta de Artesanos, el Orquidiario, la Zona G, el centro histórico o zona ADN. Además, un gran nombre en cada lugar para que el visitante se emocione al llegar. 

En cierta medida todo esto puede sonar muy idealista, pero lo cierto es que nuestra competencia ya lo está haciendo. Ciudades como Manizales, Armenia y Pereira reúnen estos tres aspectos. Y lo están haciendo tan bien que en repetidas ocasiones han quedado ubicadas en los primeros lugares del ranking “Mejores ciudades para vivir e invertir” elaborado por la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos (RCCCV).

Diego F. Jiménez A
Gerente Agencia Informa
Consultor en comunicaciones y publicidad