Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 20.Enero.2021
  |   02.Diciembre.2020   |   Por:  
Adriana Avilés

Vacuna contra el Covid - 19

Adriana Avilés
Crédito: 
Internet
Son varias las especulaciones en torno a lo que podría ser la vacuna contra el Covid - 19, este tema ha servido hasta de discurso político de quienes respaldan la teoría de tener una vacuna gratis para todos y todas o quienes proponen que está sea solamente cobrada a las personas de niveles socioeconómico altos. Por: Adriana Avilés.

Mientras la discusión continúa, mujeres y hombres a diario salen a las calles en busca de realizar actividades laborales que les permita el sostenimiento económico de sus familias. Hoy el Covid-19 es uno más en nuestra sociedad y aprender a convivir con él se ha vuelto todo un desafío.

En Colombia,se registra aproximadamente 1.324.792 de personas contagiadas y 36.934 han perdido la vida a causa del coronavirus, un virus que sigue desafiando a científicos y laboratorios en todo el mundo quienes bajo la actual presión desarrollan una vacuna que en condiciones normales podría tardar hasta 10 años pasando por pruebas rigurosas de eficacia y seguridad, pero para la actual condición que vive la humanidad requiere de una vacuna en menos de un año.

Cuando el SRAS-CoV-2, inicia a propagarse, a finales de marzo se da a conocer un listado de 54 iniciativas que se ponen en marcha en distintas partes del mundo para obtener la vacuna, en donde se utilizan técnicas biotecnológicas, incluyendo antígenos proteicos producidos en plantas transgénicas,virus genéticamente modificados y vacunas genéticas que le dicen al cuerpo humano que produzca antígenos virales (Fuente: OMS), sin embargo ha pasado un poco más de 8 meses y todavía no se tiene una vacuna que de una vez por todas le haga frente al virus.

Actualmente se conocen varios centros científicos y laboratorios que siguen trabajando en el desarrollo de la vacuna contra COVID-19, hay 36 vacunas registradas en ensayos clínicos en todo el mundo y otras 140 en etapas avanzadas, de estas siete llevan la delantera: las vacunas producidas por las empresas AstraZeneca (Reino Unido), Sinovac Biotech (China), Moderna (EEUU), Pfizer/BioNtech (EEUU/Alemania), Johnson & Johnson (EEUU/Israel), Sinopharm (China), y CanSino Biologics (China).

Se evidencia una competencia no solo por la necesidad de desarrollar la vacuna eficaz que detenga el virus sino además por ser el primero en lograrlo, lo que sin duda traerá enorme prestigio y beneficios económicos a las corporaciones que lo logren. Se creería que si se trabaja de manera articulada entre laboratorios y científicos de distintos lugares, se podría generar con mayor rapidez la vacuna, sin embargo el prestigio de quien llega a la meta con el resultado esperado hace parte de la competencia. 
En ese sentido, la vacuna podría llegar a ser un gran negocio, algunas organizaciones no gubernamentales se han pronunciado exigiendo que al momento que se tenga lista la vacuna, las grandes corporaciones farmacéuticas se deben comprometer a venderla a precio de costo, sin agregarle los costos de investigación o producción que han sido financiados con dinero público o filantrópico, sin embargo tres de estas empresas Pfeizer, Moderna Inc y Merk, han declarado oficialmente  que no las venderán a precio de costo. Entonces esto puede plantear la siguiente pregunta. ¿Será posible que toda la población pueda acceder a la vacuna?

Son tantas las versiones y especulaciones sobre la vacuna contra el covid - 19 que hasta se ha escuchado que podría ser un arma o una sustancia que contiene un microchips que se le inyectaría a las personas para dominarlas, ese es otro de los mitos que complica la situación ya que se puede generar desconfianza entre la población.

Sin nada claro se hace necesario pensar en otro tipo de vacuna, de tal manera que se pueda esperar que la ciencia haga lo propio. Esa vacuna consiste en la adopción de unas nuevas costumbres, de unos nuevos hábitos cotidianos que permitan convivir con el virus, protegiendo la salud pública y la economía.

Todos y todas quieren que la pandemia se acabe, volver a encontrar espacios en unión familiar y construir nuevas historias, sin olvidar a hombres y mujeres que perdieron la vida en manos del Covid-19. Como humanidad se debe seguir adelante pero con la firme convicción de replantear la forma de relación con la naturaleza.

Antes de llegar al momento de producción y adquisición de la vacuna, los pueblos necesitan de gobiernos y dirigentes políticos comprometidos con las comunidades, líderes fuertes sin populismos ni protagonismos y en ese sentido iniciar la vacuna en contra de la polarización, juntar fuerzas desde los distintos sectores de la sociedad para trabajar en lo fundamental, construir una nueva cultura ciudadana encaminada a defender y garantizar los derechos colectivos para construir la colombia con equidad e igualdad.

Es probable que jamás se vuelva a vivir una experiencia sin precedente alguno en la historia de Colombia, una pandemia que replanteó la forma de vivir y de relación con el medio ambiente, un virus que ha puesto a prueba a la humanidad y a dejado una gran enseñanza que lleva a la reflexión de examinar la forma en la que se actúa para con el semejante, para con los ecosistemas pero sobre todo la forma en la que se actúa consigo mismo.