Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 01.Diciembre.2020
Inacar
Secretaría Desarrollo Económico
  |   14.Octubre.2020   |   Por:  
Adriana Avilés

¿Ministro o candidato?

Adriana Avilés
Crédito: 
Internet
Quienes piensan que el objetivo de llevar a cabo la moción de censura es debilitar a las Fuerzas Armadas buscando que las FARC se fortalezcan y se tomen el Estado y reine el caos, debo decirles que esa idea además de inverosímil es estúpida. Por: Adriana Avilés
Salud Tolima

Con 136 aplausos se niega la moción de censura a Carlos Holmes Trujillo. La Cámara de Representantes nuevamente le da la espalda al pueblo colombiano. Son tantas las razones que motivan estos hechos que parecen un cuento mal contado. Estas letras intentan darle forma a ese relato que aún no se termina de escribir. 

Para quienes no tienen claro lo que significa una moción de censura y la confunden con un acto sedicioso contra el Gobierno, permítanme informarles que esta es una herramienta legal contemplada en la carta política que busca responsabilizar a funcionarios del ejecutivo por actos que van en contravía de las instituciones a cargo y por tanto del interés de los ciudadanos. Es por eso, que se ha citado al ministro de la cartera de defensa, Carlos Holmes Trujillo, a responder por una serie de irregularidades que están poniendo en riesgo la seguridad del país. 

El primer momento del relato es la moción de censura convocada por la Cámara de Representantes para que respondiera por los casos de abuso policial que se presentaron en las protestas del 9 y 10 de septiembre que dejaron un saldo trágico de 14 ciudadanos muertos por arma de fuego. Así mismo, para explicar el incumplimiento al fallo de la Corte Suprema de Justicia que le ordenaba, entre otras disposiciones, pedir perdón por las actuaciones del ESMAD en las manifestaciones de noviembre de 2019. Lamentablemente, solo 24 representantes apoyaron la moción de censura y el ministro candidato ha salido en hombros festejando un aparente triunfo que sería la cuota inicial de su campaña presidencial para el año 2022.
 
El segundo momento de este relato que aún no se ha escrito ocurrirá en el Senado, donde se realizará un debate de control político por una serie incesante de hechos que evidencian que la seguridad y el orden público están fuera de control. Además, tendrá lugar una  moción de censura porque el ministro candidato violó de manera flagrante la Ley al permitir que tropas militares extranjeras permanezcan y actúen en el territorio sin la autorización expresa del Senado de la República.

Quienes piensan que el objetivo de llevar a cabo la moción de censura es debilitar a las Fuerzas Armadas buscando que las FARC se fortalezcan y se tomen el Estado y reine el caos, debo decirles que esa idea además de inverosímil es estúpida.

Es fundamental en la construcción de la República que las Fuerzas Armadas gocen de legitimidad y que el honor militar no se vea mancillado. Es evidente que la ambición de poder del ministro candidato, a través de shows, desacatos y desafueros, está afectando gravemente los fundamentos de la institución armada de la República. Esto tiene relevancia porque unas fuerzas militares degradadas pierden capacidad para operar y avanzar en establecer el orden en el territorio, generando precisamente el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de grupos armados ilegales: bacrims, paramilitares, GAOs y por supuesto la guerrilla del ELN y las disidencias de las FARC, a quienes las Fuerzas Armadas deben, con toda su capacidad, perseguir, capturar y desarticular. En eso, que nadie se llame a engaños porque todos estamos de acuerdo en ese objetivo, gobiernistas y opositores.

¿En dónde queda el honor militar de los tres soldados de la patria que siguiendo órdenes de algún mando, terminan en la foto de la supuesta incautación de la famosa avioneta destartalada? Solamente con la torpeza de este burdo montaje un ministro se habría visto obligado a renunciar en un país decente. El positivo de la avioneta además me resulta inquietante porque pone en entredicho todo lo que Trujillo ha mostrado como resultados. 

¿Vale la pena que se afecte una institución que es pilar de la democracia, por la vanidad, ambición e ineptitud del ministro candidato? Un funcionario que miente una vez, miente dos, y tres y cuantas veces considere necesario para construir sus aspiraciones electorales. 

Esperemos que el ministro le ponga la cara al país y enfrente con la verdad, y sin jugaditas, el debate de control político y la moción de censura programadas en el Senado de la República para el próximo 22 de octubre. Después de retirarse del Ministerio que se dedique, porque está en todo su derecho, a hacer su campaña presidencial pero sin utilizar el aparato institucional como plataforma.