Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 24.Octubre.2020
Inacar
50 años
  |   27.Agosto.2020   |   Por:  
Ecos del Combeima

Caracterización y desarrollo del sector textil confección del Tolima 

Crédito: 
Tomada de Internet
En Golpes de Opinión empresarios y expertos analizaron la situación y problemáticas de este sector económico del departamento.

El sector textil confección  es uno de los más dinámicos de la economía colombiana,  según la Encuesta Mensual Manufacturera (EMM) y el DANE, la industria de la moda en Colombia aporta el 1.13% del PIB y participa con el 10.3% de la industria colombiana (textil, confección, calzado y marroquinería), siendo uno de los más dinámicos de la economía colombiana.

La industria colombiana tiene un excelente posicionamiento por su calidad, mano de obra y diseños exclusivos, esto sumando a su red de tratados y posición estratégica lo hace una plataforma exportadora ideal para aquellas empresas que quieren ampliar sus operaciones en América latina.

Según Procolombia la oferta se caracteriza por su diversidad de productos, en Colombia actualmente se producen y exportan productos como jeans, ropa interior femenina y masculina, ropa formal,  ropa de bebe /infantil, ropa deportiva, uniformes, ropa casual, calzado, manufacturas de cuero, joyería.

El sector cuenta con entidades de apoyo para el sector como el Clúster Textil y Confección, la Cámara sectorial de la ANDI, Inexmoda, ProColombia, PTP, Sena, entre otros.

Los invitados para analizar las situaciones y problemáticas del sector fueron:

Ivanhoe Ocampo Martínez, profesional en Mercadeo, especialista en Marketing Universidad del Rosario. Con más de 30 años en Ibagué y una amplia trayectoria en el sector. Es el Gerente Global Contex, Con 230 empleados, muchos de ellos con 30 años en la empresa. Fabricantes de camisetas, polos, sudaderas, blusas, pijamas y prendas en tejido de punto.

Luis Fernando Pabón es Ingeniero Industrial, Consultor en Comercio Exterior, Director Comercial Confecciones Katty, Docente universitario. Con 30 años de experiencia en textiles, desde la obtención de la materia prima principal, sus procesos de hilanderia, tejeduría y acabados. Experto en dirección de programas de producción. Mercadeo de prendas de vestir para los mercados nacionales e internacionales.

Ha sido representante y líder de las principales empresas del sector textil confección para macroruedas y ferias internacionales: Sheffy, Monarca, Ancestral Colombia, Kathy Ltda, entre otras. Fue miembro de la Junta del Clúster en su fundación

Cristian Fernando Gutiérrez Hernández es Administrador de negocios internacionales, Especialista en Gerencia Estratégica. Candidato a Magister - Executive MBA – PRIME Sergio Arboleda. Ex director ejecutivo de Incubar Colombia – Incubadora de empresas de base tecnológica. Ex coordinador del Clúster Moda de la CCI 2016-2017, ccoordinador de rutas competitivas CCI. Actualmente es el Director Nacional de Proyectos de la Universidad La Gran Colombia.

Alexander Mendoza Orjuela Es Contador Público, especialista en administración de la producción, exdirector de Agencia regional de cooperación ARCO. Ex presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué, Empresario activo en sector textil desde 1990.

Actualmente se dedica a mantener activa la empresa, terminar su trabajo de investigación para grado de Maestría en territorio conflicto y cultura de la U.T.

Eventualmente apoya a Acopi, Cormoda, y algunas asociaciones de comunidades en proyectos productivos.

Una de las mayores preocupaciones radica en el potencial de este sector, los cuales no se ven reflejados según las cifras entregadas por el DANE en los últimos cinco años.

Ivanhoe Ocampo Martínez, entregó detalles de la situación en empleabilidad para el sector textilero, el cual se ha visto inmerso en las duras afectaciones que deja la pandemia en materia economía al país, donde el confinamiento y falta de comercio afecta la producción y mano de obra.

“Éramos 16.000 antes del COVID, lastimosamente las empresas se han venido reduciendo, hoy el volumen de desempleo ha llegado a un 64% es muy alto nuestro sector. La situación actual del confinamiento ha hecho que la gente disminuya su nivel productivo al no haber comercio se reducen las ventas, al no tener ventas no hay producción y se afectada la mano de obra”.

Sin embargo, el sector ha aprovechado en innovar y producir implementos para la época, pero no se han cumplido las expectativas ni tenido la continuidad esperada.

“La situación hoy es crítica para nosotros, como muchos comerciantes del país nos hemos visto afectados y hemos hecho todo tipo de cosas: tapabocas, overoles, batas; pero el mercado es muy insípido, no nos permite tener continuidad". 

Además, expresó que hasta la situación retome la normalidad, no se podrá tener el mismo impacto en empleabilidad e ingresos en el sector como venía siendo antes de la pandemia del COVID-19.

“Hasta que los mercados no se vuelva a abrir, es imposible pensar en tener otra vez la estructura comercial que teníamos antes y el año pasado”.  

Cristian Gutiérrez, mostró su preocupación por la contracción que viene teniendo en materia ventas la industria, donde se vive de las ventas, pero estas se ve visiblemente golpeada en la pandemia.

“La cadena del valor textil se ha contraído por completo, es decir, la parte de donde nos centramos nosotros en el departamento del Tolima que es en confecciones depende mucho, en gran medidas de las ventas que pueda tener la cadena de valor que es el comercio”.  

De acuerdo con Gutiérrez, la situación no solo ha afectado al departamento, sino a todo el país, donde el desempleo es la problemática más visible y sentida.

“Si el comercio se ha contraído por temas COVID y se han visto enfrentados a cerrar el golpe y nos ha llegado de tal forma que lo que hoy estamos viendo las cifras está marcando una tendencia que no solamente le está pegando a Ibagué y el Tolima sino a nivel nacional, específicamente concentrados en los empleos que están en la parte de la producción, es una reacción en cadena que inicia desde la contracción del comercio”.

Luis Fernando Pabón, abordó la situación desde más atrás de la pandemia, donde aseguró que el gremio venía con una intriga total, la cual el COVID-19 aumentó y agilizó.

“Tenemos una situación de un freno total de la economía en general, sin ser los textiles la excepción, hemos tenido una dinámica incierta en los últimos años en textiles y con la incertidumbre del COVID se creció”.

Según Pabón, el panorama empieza a ser más alentador ahora, con la reactivación total de la economía en el país, aunque se deben tener mayores estrategias que impacten mejor al sector.

“Esto nos debe dar pie para comenzar a formular estrategias dada la dinámica de la última semana donde ya empiezan a ver vestigios de recuperación, donde ya se empezaron a hacer programaciones para diciembre, un poco tímidas pero con fe”.

Por su parte, pidió y realizó el llamado a la unidad del sector, con el fin de mejorar el difícil presente y empezar a recuperarse de la crisis economía que dejará la pandemia.

“Hagamos sinergia entre todos los que estamos o nos sentimos con experiencia en este ramo y poder llevar a que esa contracción que el comercio ha tenido la podamos permear y generar alternativas claras para el sector, no solo el nuestro en Ibagué sino el de todo el país”.

Alexander Mendoza, señaló que pese a la crisis, se ha carecido de respaldo estatal, donde siendo uno de los principales aportantes anuales del PIB, no se apoya de la mejor manera.

“El principal problema es institucional y es del estado, un sector que mueve en el país el 22% del PIB (Producto Interno Bruto), es un mercado grande del país que hay que tratar de apoyarlo. Hemos tenido el problema siempre del contrabando, a eso se suman actividades delictivas del lavado de dinero”.

También, recalcó que este sector puede generar empleabilidad a bajo costo, donde pequeños o medianos empresarios empiezan a generar empleos.

“Cuando el estado no entra a proteger fuertemente la industria que tiene la capacidad de producir alta obra masiva en sectores vulnerables del país, con mucha dificultad cualquier sector económico con uno o dos millones de pesos produce un puesto de trabajo”.

Por último, reiteró que se debe tener mayor unidad con el estado, gremios y hasta academia para afrontar las necesidad que se tienen de cara a la recuperación del sector y economía.

“Tenemos que hacer unos esfuerzos más grandes y ganar la capacidad de ponernos de acuerdo con la institución con la academia, gremios económicos para poder construir de abajo hacia arriba porque es una gran necesidad que tenemos”.