Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 26.Noviembre.2020
Inacar
Ecos del Combeima
  |   23.Noviembre.2018   |   Por:  
Ecos del Combeima

¿Qué hay detrás de las declaraciones subidas de tono de Jaramillo?

Crédito: 
Alcaldía de Ibagué
Laura Castro, Alberto Delgado, Leandro Vera, Eduardo Bejarano, Jorge Palacios y Juan Pablo Sánchez analizaron las recientes pullas del alcalde en contra de los empresarios, varios medios de comunicación y hasta del nuevo gerente del Ibal.
Salud Tolima

 

En medio de la socialización del Plan de Acción con el cual se pretende poner fin a la problemática del agua en los barrios del sur de Ibagué, el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo le lanzó pullas a los medios de comunicación, al personero Camilo Ossa, al analista y ex-gerente del IBAL, Eduardo Bejarano y a los empresarios de esta capital.

Nuevas pullas de Guillermo Jaramillo ¿Otra cortina de humo?

Jaramillo afirmó que el personero Camilo Ossa está tratando de cogobernar, esto por su actuación como mediador entre la Alcaldía y los habitantes de los barrios del sur.

También la emprendió en contra de los empresarios de la ciudad al referirse a la protesta que vienen convocando para el 3 de diciembre por las medidas restrictivas y el alzan desmesurada de impuestos que se ha dado en Ibagué, al respecto afirmó que los empresarios deben entender que si se enriquecieron en Ibagué tienen que pagar impuestos.

También dijo que ni los medios de comunicación ni Wilson Leal a quien denomina ‘el zar de los moteles’ ni Ricardo Ferro  a quien se refiere como ‘el parlamentario mentiroso’, no fueron los que solucionaron el problema de los ibaguereños de los barrios del sur.

“Hay un tipo que no hace sino criticar, fue el gerente en la época del 2012, la peor época del Ibal pero sale a criticar y a hablar lo que no es”, afirmó Jaramillo refiriéndose a Eduardo Bejarano.

El alcalde Guillermo Jaramillo se despachó en contra de El Nuevo Día, Ecos del Combeima, Ondas de Ibagué y La Cariñosa, asegurando que ‘no hacen sino denigrar de mí’ y los retó a analizar su gestión y revisar lo que alcancé a hacer hasta el final de su periodo.

Una Alcaldía plagada de desinformación y falta de planeación

El exgerente del Ibal, Eduardo Bejarano, comentó que si bien Jaramillo tiene razón al decir que durante su administración hubo muchos cortes en el suministro de agua, parece desconocer que según el IDEAM el 2012 fue un año crítico por lluvias.

El analista Jorge Palacios se declaró preocupado por el nivel de descalificaciones al que ha llegado Jaramillo y señaló que más que una administración parece que estuviera empeñado un régimen en el cual está tratando de meterle por los ojos a la ciudadanía a su protegido, el exgerente del Ibal, José Alberto Girón, quién estaría en miras de postularse a la Alcaldía en las elecciones del 2019.

“Habla de ética y buena conducta pero aplica para todos menos para él, estaba acostumbrado a tener un personero de bolsillo y al llegar uno que le está ‘metiendo el diente’ pues el alcalde está sumamente molesto”.

La periodista y columnista, Laura Castro, indicó la Alcaldía se convirtió en una ‘trinchera’ y señaló que los ataques que recibió el nuevo gerente del Ibal durante el evento de socialización son muy sospechosos y hace pensar que se lo impusieron.

“La paranoia no se le quitó en todo su mandato. Tiene una alergia con los ricos pero en general ha tenido enfrentamientos con los medios, los empresarios, los periodistas, no tiene buenas maneras y no da ejemplo, él no hace nada diferente a lo que ha hecho los otros, las mañas que tiene Jaramillo son las mismas de todos, lo malo es que quiera presumir de diferentes con malas formas”.

Por su parte el economista Alberto Delgado indicó que el comportamiento de Jaramillo se está asemejando a las formas que utilizó Hugo Chávez en Venezuela.

Aseguró que echarle la culpa de todo a los empresarios y a las personas con buen nivel económico es una estrategia populista en la cual les indilga la responsabilidad de su mala gestión.

Alejandro Vera se mostró sorprendido por las declaraciones de Jaramillo en especial las que dedicó al nuevo gerente del Ibal, aseguró que los señalamientos que se han hecho a su gestión obedecen a la preocupación que tiene la ciudadanía con respecto a las promesas incumplidas de gobierno.

¿Son las licitaciones declaradas desiertas la motivación de estás intempestivas cortinas de humo lanzadas por Jaramillo?

En este sentido Laura Castro indicó no poder asegurar que ésta sea la motivación pero sí comentó que es muy preocupante que licitaciones tan importantes como la de la iluminación del Estadio se descarte al parecer a la ligera cuando la Copa Libertadores está a puertas.

“No les importa la ciudad, ni que el Deportes Tolima participe, le queda a uno la preocupación de si está direccionada o es una licitación ‘chaleco’ tan fácil salir a decir que se cayó la licitación”.

La licitación de las zonas azules también causa curiosidad pues el estudio no quiso hacerse público y también terminó siendo declarada desierta.

“Lo preocupante es la poca transparencia que hay en la administración, en muchos sentidos Jaramillo y Luis H. son exactamente lo mismo, cuando en el pasado denuncie irregularidades me llamaron enemigo de la ciudad y ahora pasa lo mismo, toca poner una tutela para solicitar información”, indicó Bejarano.

Por su parte el analista Jorge Palacios comentó “tengo en mis manos el documento en que se declara desierto el proceso de selección abreviada de subasta inversa electrónica para contratar el suministro de 4.500 mil uniformes escolares y resulta inhabilitaron sistemáticamente a todos los proponentes porque estaba direccionado hacia uno y descalificaron al único habilitado porque presentó una letra en blanco y no en verde como habían pedido, una cosa mínima que podían subsanar y que pone en entredicho el esquema de contratación que se está manejando, pero evidentemente va a acarrear multas y raya en lo absurdo”, comentó Jorge Palacios.

¿Qué va a pasar con las actualizaciones catastrales y el impuesto predial en Ibagué?

El tema que sin duda golpeó más a los ibaguereños durante el 2018 fue el del alza que se dio en impuesto predial a raíz de la actualización que entre el IGAC.

Muchos propietarios encontraron aumentos hasta el 300% y esto generó un gran inconformismo en la población, sin embargo el acuerdo que entregó alivios tributarios solo aplicará para el 2019 y una vez Jaramillo se retiré el problema lo heredará su sucesor.

Alejandro Vera indicó que las personas no han salido a manifestar porque no han llegado los recibos del 2019 e indicó que el predio arrendado para la Oficina de Rentas pasó de 85 millones de pesos a 850 millones de pesos, es decir un aumento del 1.000%.

“Se imaginan lo qué va a pasar en la zona rural donde las personas tienen mayor dificultad de desplazarse a hacer reclamos al IGAC o la Alcaldía. Cuando nos toquen los bolsillos creo que habrá una manifestación de más de la mitad de los ibaguereños y más cuando se den cuenta que los van a poner a declarar renta con estos aumentos”.

Por su parte Bejarano recordó que el plan de desarrollo hablaba de un centro de exposiciones y ferias pero ni eso realizarán porque a Jaramillo le quedó grande e indicó que ninguna de las APP tuvo éxito.

“Es bueno que nos demos la tarea de revisar el plan de desarrollo a ver si se están cumpliendo las metas, revisemos las obras y los puntos gruesos”.