Alcaldia
  |   04.Agosto.2022   |   Por:  
Alfonso Aya Roa

Corte Constitucional tendría definición sobre los terrenos baldíos

Aranzalez
En Sala Plena se definirá el futuro de la ponencia del magistrado Antonio Lizarazo y su plan para resolver esta disputa.
Velotax

La Corte Constitucional será la encargada de definir el destino de los terrenos baldíos que hay en el país y que  puedan entregarse a favor de los campesinos

La ponencia sobre este tema está en manos del magistrado Antonio Lizarazo, quien tendría una serie de reglas con las que puede configurar una solución sobre las tierras improductivas.

Para el magistrado estuvo mal la entrega de estos terrenos a  terceros bajo la figura llamada “prescripción de dominio”, en la que las personas podían pedir a un juez un segmento de tierra, bajo la premisa que debían demostrar el tiempo que han vivido en este sitio y -también- si han aprovechado el terreno a pesar que de no ser el propietario o tener un título del predio.

Lizarazo enfatiza en su texto,  que los jueces civiles, durante mucho tiempo, entregaron las tierras bajo la anterior premisa, pero la competencia era de la Agencia Nacional de Tierras. La última reforma agraria tenía como compromiso la entrega de los predios al campesinado, pero ese requisito en reiteradas ocasiones no se cumplió.

La hoja de ruta de Lizarazo está compuesta de cinco puntos que pide que se le respeten los derechos a las personas que accedieron a un terreno baldío, siempre y cuando, se cumpliera con los requisitos, sin importar que un juez civil fuera el que tomará la decisión, a pesar de no tener la competencia.

La propuesta del Magistrado deja ver que la problemática de las tierras ya que la entrega de las mismas, a quien no se debe, ha sido muy grave, y no solo eso, sino sistemática. El togado tiene un borrador de sentencia que daría guía al Estado para que este solucione esta problemática sin que exista un riesgo de violación de los DD.HH.

Para el lunes de la próxima semana la Corte Constitucional deberá deliberar sobre la ponencia de Lizarazo y decidir su pertinencia para solucionar el problema de las tierras en el país. 

De ser aprobada  en  Sala Plena, significa que se estaría cumpliendo con uno de los acuerdos de Paz de  la Habana - Cuba. 

La sentencia sería el primer paso para un verdadero cambio en esta materia, algo que ha desatado durante muchos años conflictos y el alzamiento en armas de guerrillas en el territorio colombiano.