Miguel Barreto
Pinto
Velotax
  |   15.Agosto.2018   |   Por:  
Gerardo Gómez

Arroceros colombianos se ponen a tono con la tecnología y la genética para mejorar productividad y competir en el mercado internacional

Rafael Hernández
Crédito: 
Suministrada
Se reunió en Ibagué el “Comité Técnico del Fondo Latinoamericano de Arroz Riego, FLAR”, y desde allí se plantean los retos para mejorar la productividad y enfrentar retos con la implementación de nuevas tecnologías y el apoyo de gobiernos como el japonés.

 


17 países hacen parte de esta agremiación que se ha convertido en la ‘jalonadora’ de proyectos de investigación, conversión del sistema de producción, genética y cooperación internacional para la mejora continua del sector arrocero en el área latinoamericana.

“El FLAR se fundó hace 20 años cuando desaparecieron el programa de arroz del ICA y del CIAT y nos dijeron que si queríamos continuar en la producción deberíamos de invertir de nuestro propio bolsillo y así lo hicimos, recorriendo varios países, comenzamos con cinco y hoy son 17 los que pertenecen a este fondo que se dedica a la investigación en genética del arroz, se trae material de varios países y se crean viveros experimentales para sacar de allí lo que se denomina como líneas promisorias para que en un poco tiempo se conviertan en variedades de arroz, resistentes y más productivas”,  dijo el presidente de Fedearroz, Rafael Hernández.

Afirmó que se está trabajando e investigando en cooperación con el gobierno del Japón a través de Yaika que es el instituto que desde ese país apoya el desarrollo de la agricultura y en convenio con la Universidad de Tokio, se cuenta con la asesoría de expertos científicos como los doctores Okada y Kanushita, lo cual demuestra que hay confianza de ese gran país, tras verificar los buenos resultados que se han venido obteniendo y han donado también un millón de dólares para el desarrollo de un molino en el Llano colombiano para investigación y desarrollo del cultivo a través del programa AMTEC que significa Aplicación Masiva de Tecnología para el Cultivo del arroz.

 

 

“A través de los años, el gobierno había sido un poco asistencialista con el sector arrocero, lo que necesitábamos, pero llegó el momento en que si no mejorábamos la competitividad, nos iban a sacar del ámbito de la productividad, es la política de no repartir más pescado sino la de enseñarnos a pescar; teníamos diferencias con Estados Unidos del 25, 30 y 40 por ciento en el valor de una tonelada de arroz, hoy en día quienes hacen parte proyecto AMTEC, están produciendo por debajo de lo que vale el producto en EU, si logramos producir tonelada por debajo de los 300 dólares en pady seco, estamos en las líneas del mercado internacional”, agregó.

Dijo además, que es urgente revisar por parte del Gobierno Nacional el tratado de la CAN (Comunidad Andina de Naciones) en la cual prácticamente solo quedan países como Perú y Ecuador y donde Colombia no tiene acceso a los mercados de ellos pero ellos sí lo pueden hacer con los mercados de Colombia y que debe ser algo más equitativo, se debe revisar cuanto antes y además que es un tratado de cincuenta años que ya está obsoleto y sólo beneficia a un grupo muy reducido para comercializar pero sí perjudica a los productores nacionales.

“La temporada invernal actual en los Llanos Orientales, no va a generar muchas dificultades en productividad pero sí afecta en el momento de la cosecha, el problema más grave lo representa el mal estado de las vías, lo que dificulta el transporte de la producción arrocera que es muy buena en esa región y por eso necesitamos inversión del gobierno en la construcción y mantenimiento de las vías secundarias y terciarias porque sacar una tracto mula de 30 toneladas es una odisea y que no le cueste 80 mil o 100 mil pesos el transporte por tonelada al productor”, expresó Hernández.

La inseguridad sigue afectando el campo en Colombia

“Seguimos siendo víctimas de la extorsión, del secuestro y de las amenazas pero tenemos confianza que el nuevo gobierno le va a poner cuidado al tema de la seguridad porque si bien es cierto que hubo un acuerdo de paz, no ha habido los efectos que se esperaban  porque a los agricultores y al campo en general los siguen afectando los fenómenos de violencia e inseguridad, por eso confiamos en que el presidente Duque le va a poner fin a esta situación.