Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 19.Octubre.2020
Inacar
50 años
  |   23.Julio.2015   |   Por:  

Falta de cultura ambiental de la ciudadanía frente al río Chipalo, quebradas La Pioja y Hato de La Virgen

<p>La comunidad hace el llamado a CORTOLIMA para que de verdad funcionen sus &lsquo;Ojos Verdes&rsquo; y as&iacute; evitar tanta contaminaci&oacute;n.</p>

En el recorrido que hizo Econoticias desde el nacimiento del río Chipalo, ubicado en inmediaciones del barrio Santa Bárbara, hasta Protecho Topacio donde se encuentra su desembocadura, pudimos observar el alto grado de contaminación de varios sectores que bordean sus aguas.
Es así como en el barrio INEM de esta capital, algunos de sus residentes dicen vivir en un completo basurero, y cuando llueve estos desperdicios se rebosan, tanto así que no se puede pasar por el único puente de la zona. Fue lo dicho por Darwin Olaya a Econoticias.
Según Darwin Olaya, es tanto el grado de contaminación y proliferación de enfermedades, que hace pocas semanas falleció un niño de dengue por este sector.
Soraya Ríos, otra habitante del INEM, dice que los olores son insoportables y hay niños que tratan de pasar por el afluente sucio, y esto también los enferma.
En el recorrido del Chipalo seguimos descendiendo, encontrando en el barrio Villa Pinzón, alto grado de contaminación, observando en las orillas del mismo, botellas, basuras, heces fecales y otros elementos. Jorge Eliecer García lleva 50 años viviendo en la zona dice que CORTOLIMA fue hace dos años pero no volvieron. Aun así dice vivir feliz, pues ya se acostumbró a los olores.
Descendiendo nuevamente en nuestro recorrido llegamos al barrio Versalles donde alguna vez hace 35 años, la comunidad organizaba paseo de olla y se bañaba en esta zona, hasta que la canalizaron. Lina Angarita, residente del sector recuerda todo lo sucedido en aquellos tiempos.
Llegando a los sectores del barrio San Antonio y Fuente de Los Rosales, observamos que el grado de contaminación aumenta, donde ya los residentes arrojan basuras y hasta los enseres que ya no utilizan los acomodan en las orillas de los afluentes del Chipalo y San Antonio. Cecilia Marín dijo a Econoticias sentirse abandonada por la administración municipal y en este caso por CORTOLIMA.
En el sector del topacio, debajo de su puente pasa el Chipalo con un grado de contaminación alta, pero lo curioso es que a Jorge Eliecer Herrera, un hombre de 60 años, lo que lo aturde no es el olor a basura sino el olor a marihuana y bazuco que durante todo el día tiene que aspirar, debido a que los habitantes de la calle tienen cambuches donde se la pasan consumiendo, dijo el afectado a Econoticias.
Econoticias informó las diferentes situaciones a las autoridades competentes y en este último caso donde la inseguridad y consumo de estupefacientes se ve más reflejado entre el sector del Topacio y San Luis, donde señalaron harán campañas y operativos para evitar este tipo de flagelos que afectan a la comunidad.