Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 03.Diciembre.2021
Velotax
  |   14.Agosto.2021   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

No para la judicialización de funcionarios por presuntos casos de corrupción

Crédito: 
Suministrada
Los más recientes acusados son un exalcalde y una contratista por irregularidades en un convenio para la construcción de la planta de sacrificio de un municipio del Tolima.

Teniendo en cuenta los resultados de las investigaciones adelantadas por servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), perteneciente a la Unidad de Administración Pública y un despacho delegado ante el Tribunal de Ibagué, llevó a cabo una audiencia de formulación de imputación de cargos en contra de Helver González Mora, exalcalde de Ataco, por los delitos de contrato sin cumplimiento de los requisitos legales y peculado por apropiación. 

Por su parte, la excontratista y representante legal para el momento de los hechos de la Corporación de Gestión Solidaria para el Desarrollo Social y el Manejo Ambiental, fue imputada por peculado por apropiación. 

Según la Fiscalía, los hoy procesados participaron en la celebración de un convenio de cooperación técnica N° 11 del año 2007, cuyo objeto contractual era la construcción de la planta de sacrificio del municipio tolimense, por un valor de 377 millones de pesos, en el cual los peritos del grupo anticorrupción del CTI encontraron múltiples irregularidades. 

De acuerdo con la investigación adelantada por las autoridades, este convenio celebrado en noviembre del año en mención se realizó, según el ente acusador, sin contar con el permiso sanitario ni la viabilidad del tipo de proyecto de acuerdo al uso del suelo ni de viabilidad ambiental de la autoridad en del departamento, Cortolima, incumpliendo así la etapa de planeación. 

Así mismo se conoció que se debió hacer una licitación pública para la ejecución del contrato y no un convenio, ya que se superaba la menor cuantía. 

Finalmente se pudo establecer que se hicieron anticipos a la contratista, dinero que salió de la cuenta que se creó a nombre del municipio para la ejecución de dicho convenio y desde la cual no se permitía se hicieran traslados a otras cuentas, constituyéndose así en un peculado. 

Ninguno de los dos aceptó los cargos.