Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 03.Diciembre.2021
Velotax
  |   11.Mayo.2021   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Surgió una versión sobre la presunta confesión de un patrullero en el caso de Santiago Murillo

Alcaldía de Ibagué
Crédito: 
Tomada de internet
El uniformado junto a un compañero al parecer se presentó voluntariamente, argumentando que había accionado su arma de dotación por orden directa de sus superiores.

Una nueva información surgió en las últimas horas relacionada con el caso de Santiago Andrés Murillo Meneses, quien lamentablemente falleció en la noche del pasado primero de mayo tras resultar herido mientras transitaba por la carrera quinta con calle 60 de la ciudad de Ibagué.

10 días después de haberse registrado su homicidio, la Policía Nacional informó del proceso de captura de en contra de dos oficiales de la institución, a quienes vincularon a la investigación por la muerte del joven ibaguereño, quien recibió un impacto de bala a la altura del pecho.

Según se conoció, los primeros capturados por este caso fueron el mayor Jorge Mario Molano Bedoya, comandante de la Estación Norte de la Policía Metropolitana y el teniente Pablo Andrés Parra, quienes tenían bajo su cargo a los patrulleros y suboficiales que estaban vigilando la zona donde se produjo el homicidio.

No obstante, en la tarde de hoy a través del portal de Ondas de Ibagué, surgió una supuesta versión que indica que el pasado tres de mayo, dos patrulleros de la Policía Metropolitana se presentaron de forma voluntaria ante sus superiores, con el objetivo de confesar lo que había ocurrido la noche del sábado.

Al parecer los uniformados relataron que uno de ellos había accionado su arma de dotación en medio de las manifestaciones, pero que lo había realizado por una orden explícita de sus superiores; en este caso, los dos oficiales que ya fueron capturados.

De acuerdo con esa versión, los policiales dijeron que habían recibido instrucciones de utilizar su armamento si su vida estaba en riesgo por agresiones en medio de la protesta social. No obstante, la orden era disparar al aire o hacia una zona despejada con el objetivo de persuadir a sus agresores.

Sin embargo, una vez fue accionada el arma de fuego hacia un lugar oscuro y solitario, lamentablemente apareció Santiago y fue ahí cuando de forma accidental terminaron impactándolo. Por lo menos, esto es lo que habrían dicho a los altos oficiales que escucharon su versión en las instalaciones de la oficina Jurídica de la Policía en el comando de la 21 con avenida Ferrocarril.

Al parecer, en esa diligencia donde fueron atendidos los patrulleros, se contó con la presencia de la Procuraduría, un fiscal de Derechos Humanos y representantes de la Personería Municipal y Defensoría de Pueblo.

Es así que derivado de esa confesión en la que aseguraron tener las pruebas para sustentarla, se ordenó a través de la Justicia Penal Militar la captura de los oficiales antes mencionados.

No obstante, al no existir una situación flagrancia, los patrulleros no fueron capturados. Sin embargo, surge la duda del porqué se emanaron órdenes de captura sólo contra el mayor y el teniente, y no en contra del policía que disparó.

De este modo, se espera conocer nuevos detalles de las investigaciones, aunque también quedó claro el descontento de la Fiscalía por el proceder de la Justicia Penal Militar. Recordemos que el CTI desde un primer momento asumió toda la investigación, con el objetivo de dar transparencia en el caso. 

Finalmente, la mamá de Santiago habló para Econoticias y entregó sus apreciaciones sobre lo ocurrido. "Ellos obviamente sabían quiénes estaban patrullando y muy posiblemente quien disparó (...) Desde el primer día estaban cubriendo a este asesino (...) Ellos se vieron acorralados por la prensa local, nacional e internacional y lo que hicieron fue tomar el caso y anunciarlos ellos, pero todos sabemos que la Justicia Penal Militar, lo que hizo fue anunciar las capturas para quedarse con el caso y luego cubrirlos, pero no lo vamos a permitir", dijo la señora Milena Meneses, madre de Santiago.