Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 04.Diciembre.2020
Inacar
Secretaría Desarrollo Económico
  |   04.Mayo.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Funcionarios del INPEC denuncian que no les volvieron a tomar pruebas de coronavirus

Crédito: 
Miguel Angel Figueroa
Según el presidente del sindicato del INPEC en el Tolima, en la administración municipal y departamental no se volvieron a preocupar por la situación de la cárcel pese a la gran cantidad de contagios que hay en Picaleña. 
Salud Tolima

Así lo dio a conocer Alejandro Durán, presidente del sindicato de trabajadores del INPEC en el departamento del Tolima, quien se mostró ampliamente preocupado por la situación de proliferación del COVID-19 en las instalaciones de la cárcel de Picaleña en la ciudad de Ibagué. 

Según el funcionario, la preocupación radica en que a la fecha hay 13 casos confirmados de coronavirus, de los cuales uno corresponde a un interno, 11 a guardianes y uno más a una enfermera del centro penitenciario y carcelario.

De acuerdo con Durán, luego de las pruebas que se realizaron inicialmente y producto de las cuales se conocen los 13 casos, no les volvieron a realizar estudios con el objetivo de conocer si hay casos nuevos que puedan poner aún más en riesgo a la población carcelaria, a los guardianes y a las familias de las personas que prestan sus servicios en el Coiba. 

Esta redacción conoció que pese a la entrega de los cinco mil tapabocas que llevó el gobernador y a las jornadas de desinfección que ha realizado la Defensa Civil, hay un temor generalizado, toda vez que las personas que dieron positivo para el COVID-19, estuvieron en contacto directo con los internos y demás integrantes del personal de guardia, facilitando las posibilidades de contagio. 

Así mismo, hay preocupación teniendo en cuenta que el virus sobrevive en algunas superficies, de tal forma que los alojamientos del personal también podrían ser un foco de contagio. 

Y es que sin lugar a duda la preocupación tiene peso, toda vez que en Picaleña hay una población de cinco mil internos, la cual podría colapsar en su totalidad los servicios médicos en Ibagué, ahondando la gravedad del problema. 

Por lo anterior, se exige al gobierno municipal y departamental, se agilice la toma de muestras para los demás funcionarios e internos que estuvieron en contacto con los casos ya confirmados, para evitar que Picaleña pueda terminar igual o peor que la cárcel de Villavicencio. 

Alejandro Durán, presidente del sindicato de trabajadores del INPEC en el departamento del Tolima: