Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 29.Octubre.2020
Inacar
50 años
  |   20.Febrero.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Se reactivó el caso de Juan Bernardo Mejía Flomin

Crédito: 
Suministradas
Mientras que uno de sus agresores está en calidad de prófugo de la justicia, el otro fue enviado a la cárcel en la tarde de hoy por decisión de un juez. Por su parte Juan Bernardo continúa en estado vegetativo. 

La más reciente decisión en el caso de Juan Bernardo Mejía Flomin se conoció en la tarde de hoy, luego que un juez de la capital tolimense ordenara el traslado inmediato de César Alejandro Troncoso Camacho, a las instalaciones de la cárcel de Picaleña, teniendo en cuenta la petición de la Fiscalía y el abogado de la víctima. 

Recordemos que el caso se desempolvó desde hace algunas semanas tras un reportaje adelantado por el programa Séptimo Día, donde se evidenció el calvario de una familia de Ibagué, por la falta de tolerancia de un grupo de muchachos y la ineficacia de la justia de nuestro país para sancionar delitos de impacto social. 

Las medidas adoptadas hoy por las autoridades en la capital tolimense, estan ligadas a los hechos que se presentaron en la madrugada del 26 de octubre del año 2014 en una zona de rumba de Ibagué, cuando Juan Bernardo Mejía fue objeto de una brutal golpiza por parte de los primos César Alejandro Troncoso Camacho y Alejandro Troncoso Troncoso; de tal forma que los golpes recibidos derivaron en que la víctima terminara postrado en una cama en estado vegetativo. 

Más de cinco años después, el reportaje adelantado por el programa nacional, permitió que la justicia entrara a revisar la sanción a los agresores, quienes contaban con toda clase de beneficios otorgados por un juez. Así las cosas, se conoció que los dos agresores dejaron de ser juzgados por el delito de homicidio tentado, para recibir una sentencia por la conducta punible de lesiones personales. 

Por lo anterior, los muchachos recibieron una condena irrisoria de carácter domiciliario, la cual todo el tiempo fue burlada por los dos primos. Tanto es así, que Alejandro Troncoso Troncoso decidió perderse del radar de las autoridades, cuando conoció que le podían revocar los beneficios. Ahora éste joven permanece en calidad de prófugo de la justicia. 

Por su parte, Cesar Alejandro Troncoso Camacho, quien también contaba con una prisión domiciliaria y algunos beneficios para trabajar, en la tarde de hoy fue enviado a las instalaciones de la cárcel de Picaleña, donde deberá terminar de cumplir su condena de siete años, de la cual ha pagado cerca de cinco en unas condiciones casi de libertad. La medida en contra de él se revocó, toda vez que ha incumplido con los acuerdos realizados con las autoridades y además dejó de asistir a las audiencias. 

En este orden de ideas, por ahora sólo falta ubicar a Troncoso Troncoso para hacer efectiva la orden de captura que se emitió en su contra, de tal manera que pueda pagar con cárcel parte del daño que le causó a toda una familia.