Alcaldia
  |   31.Enero.2022   |   Por:  
Ecos del Combeima

En la Ambalá denuncian que funcionarios del IBAL vinieron, abrieron el hueco y nunca volvieron

Crédito: 
Ecos del Combeima
Aranzalez
En los últimos días un perrito cayó en el hueco y tuvo que ser rescatado por parte de su propietaria.
Velotax

Muy desesperados se encuentran algunos residentes y comerciantes de la calle 64 por los problemas de malos olores que han venido presentando desde hace algunos meses, al parecer la situación se remite cuando algunos funcionarios del IBAL abrieron hueco para realizar la reparación de un tubo de aguas negras, sin embargo, denuncian los ciudadanos que los empleados nunca volvieron y dejaron todo a medias.

La situación de fuertes olores ha afectado a gran medida la clientela habitual de los locales comerciales dedicados a la venta de comidas, como restaurantes, panaderías, tiendas, entre otros. Sin embargo este no es el mayor agravante de la situación pues el hueco no cuenta con un sellamiento apropiado por lo que las personas están expuestas a sufrir una caída.

Según algunos vecinos del sector la primera víctima del hueco fue la mascota de una mujer, que desafortunadamente en horas de la noche no se percató del hueco y terminó cayendo, por temor a que su mascota se ahogara la mujer tuvo que sumergirse entre las aguas negras y sacar al perro.

La comunidad pide que en primera medida se realice una revisión para la extracción de las aguas negras y en segundo paso que se realice el respectivo sellado del hueco de más de dos metros de profundidad.