Alexa

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 15.Abril.2021
  |   31.Marzo.2021   |   Por:  
Gerardo Gómez

AcuaMiramar, un verdadero acueducto para orgullo de la comunidad

Crédito: 
Suministrada
Por segunda vez consecutiva esta empresa comunitaria ha sido certificada con los máximos niveles de potabilidad por parte del Laboratorio Departamental de Salud Pública.
Velotax

Afirman sus directivos que todo se ha logrado gracias a un trabajo serio y transparente donde se han manejado de manera correcta los limitados recursos y se ha acudido a diferentes instituciones que han sido fundamentales para dar los pasos necesarios apoyando los procesos administrativos y de operatividad para poder brindar a sus usuarios agua 100% potabilizada y apta para el consumo humano.

AcuaMiramar es uno de los 32 acueductos comunitarios que existen en Ibagué y fue creado como empresa, luego de ser administrado por la Junta de Acción Comunal  y encontrarse en duras dificultades financieras se logró conformar la Junta Administradora del Acueducto del Barrio Miramar, cuenta Humberto Leal como presidente, Esther Pulgarín como secretaria, Nasly Diaz es la gerente y Silvia Guzmán como tesorera, entre otros integrantes.

Según el presidente de la Junta directiva de la empresa, Humberto Leal, el trabajo mancomunado entre las directivas, la academia y por supuesto, de la mano con la comunidad, ha permitido que el servicio sea continuo, que se estén optimizando los procesos y que se esté brindando una excelente en la prestación del servicio con agua de la mejor calidad.

“Hace cuatro años que venimos desarrollando diferentes procesos en el Acueducto y con el apoyo de las universidades nos hemos capacitado y desde ahí hemos consolidado una empresa muy sólida que hoy puede prestar el servicio de agua sin riesgo para el consumo humano, tenemos 300 suscriptores y hay una población de más o menos mil 500 personas que se benefician de este servicio, atendemos residencial y comercial, tenemos por ejemplo a la Clínica Veterinaria de la Universidad del Tolima que es una de las más importantes del país, ellos son uno de nuestros clientes”, expresó Leal.

Dijo que se han mantenido unos costos asequibles para toda la comunidad y que se ha venido manteniendo un manejo claro de los recursos, especialmente con un control contable eficiente y la permanente participación de quienes están al frente de cada uno de los procesos de esta empresa comunitaria.

“Recibimos el acueducto en un estado lamentable, sin recursos y hemos logrado consolidar una empresa de servicios públicos que cumple con toda la normatividad, tiene una contabilidad que le permite establecer las operaciones de manera legal para mantener y proteger los recursos de todos puesto que esta es una empresa de origen comunal, mantenemos una tarifa básica y mínima de 11 mil pesos por ahora, de ahí en adelante si es familiar o comercial varían las tarifas”, agregó.

Agregó que de acuerdo a las verificaciones y los análisis que se realizan periódicamente por parte del ente departamental de salud, los análisis han sido muy favorables, lo cual garantiza que se está brindando agua con excelente calidad para los consumidores.

“La Secretaría de Salud del Departamento a través del Laboratorio de Aguas, realiza la recolección de muestras en las cajas de muestreo de los acueductos en toda la ciudad y en esta oportunidad, se ha determinado que no hay presencias de patógenos ni coliformes perjudiciales para la salud de las personas, lo que nos califica con un IRCA (Índice de Riesgo de la Calidad del Agua para Consumo Humano), cero lo que hace viable el consumo del vital líquido para la población, esto nos ubica a la vanguardia puesto que lideramos estos procesos de educación y de allí se derivan las alternativas donde hemos reducido los patógenos, gracias a los procesos que hemos adelantado y que están debidamente certificados”, manifestó.

Por su parte, doña Esther Pulgarín, secretaria de AcuaMiramar, dijo que con el trabajo de la nueva junta del acueducto, se corrigieron algunas falencias y errores que existieron en el manejo que se había tenido en el pasado,  lo que se traduce en un buen servicio acorde con las necesidades de sus usuarios.

“Lo recibimos con unas deudas con los dos fontaneros, a uno no se le había liquidado desde hacía 16 años ni estaban asegurados, todo se ha venido cancelando y está normalizada la relación laboral, lo recibimos con un IRCA de 89.9% y ahora lo tenemos en 0.0 es muy complaciente porque nos hemos capacitado con el SENA, con la Universidad del Tolima, la Universidad de Ibagué nos ha apoyado con el Programa Paz y Región, con la Universidad de los Andes también nos hemos capacitado y todo esto nos ha servido para brindar un mejor servicio a la comunidad”, expresó la señora Pulgarín.

Finalmente manifestaron con las dos fuentes de suministro que tienen, las quebradas el Tejar y la Gallinaza, permanentemente están realizando actividades de reforestación y cuidado de cuencas y la que con escenarios como Paz y Región, han logrado tener un catastro de usuarios y uno de redes actualizados, de igual manera están modelando el sistema para mejorar la infraestructura, se proyecta realizar los montajes de macro medición y contar con un sistema de filtración para tener continuidad en el servicio y mantener un alto nivel de calidad del agua ofertada.

Escuche a Humberto Leal: