Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 17.Enero.2021
  |   13.Enero.2021   |   Por:  
Ecos del Combeima

Hacer una fiesta clandestina lo puede llevar entre 4 y 8 años a la cárcel

Militares Ibagué
Crédito: 
Internet
A la vez quienes sean encontrados en este tipo de eventos podrían estar inmersos en procesos penales.

El COVID-19 ha traído un sinnúmero de restricciones para el sector de la rumba, incluso en Ibagué los propietarios de este tipo de establecimientos anunciaron al final del año 2020 que se avecina una quiebra colectiva.

Por tal motivo, en diferentes sectores de la ciudad se vienen presentado las denominadas fiestas clandestinas, situación que poco a poco se comienza a salir de control para las autoridades, según las denuncias que ha conocido Econoticias las zona rural es la predilecta para este tipo de eventos.

Para controlar este tipo de actividades que se pueden denominar ilegales las autoridades tienen a su disposición cerca de 20 sanciones que trae el Código Nacional de Policía para actuar contra quienes no respetan las medidas de confinamiento.

Por ejemplo el artículo 35 contempla las sanciones que se pueden imponer a las personas que no respetan el toque de queda, realizan fiestas clandestinas, no usan el tapabocas, generan aglomeraciones o general van en contravía de las medidas establecidas para contener la pandemia.

Y en cada parágrafo la ley describe los comportamiento y las sanciones que se deben utilizar para cada caso donde se generen comportamientos que afecten las relaciones entre los ciudadanos y las autoridades.  

Para que tenga en cuenta: Con el aumento del salario mínimo está sanción llegó a los $969.094.

Pero al igual dentro de esta norma que busca mejorar la convivencia ciudadana existen otras 20 medidas que podrían aplicarse a este tipo de comportamientos que ha generado la pandemia.

Incluso, para el caso de fiestas clandestinas, quienes las organicen o participen podrían verse inmersos en procesos penales por violar las medidas que se han implementado en medio de la emergencia sanitaria.

Por ahora, las fiestas clandestinas siguen operando en algunos sectores de la ciudad, será solo con mano dura que las autoridades puedan contrarrestar este tipo de comportamientos que va en contravía de la situación que afronta la capital del Tolima.