Alcaldia
  |   21.Octubre.2020   |   Por:  
Ecos del Combeima

Se conoce la identidad de la funcionaria que al parecer notificó que tenía COVID, pero la sorprendieron en una discoteca

Alcaldía de Ibagué
Crédito: 
Suministrada
Se trata de Yolanda Rojas, comisaria primera de familia, quien -según el mismo alcalde Hurtado- se había ausentado de sus obligaciones presenciales argumentando un contagio inexistente.
Velotax

Econoticias dio a conocer esta mañana las declaraciones de Andrés Fabián Hurtado en las que manifiesta que una funcionaria notificó a su jefe inmediato en la Alcaldía que supuestamente había resultado contagiada con coronavirus. Sin embargo, según el mandatario, las mismas autoridades locales la descubrieron el pasado fin de semana en el interior de una discoteca.

Por tal motivo, Hurtado dijo que ya solicitó que se adelanten las indagaciones correspondientes con las respectivas denuncias ante los organismos de control para que se generen las sanciones. Econoticias investigó el caso y con base en las declaraciones del mandatario pudo establecer la identidad de la funcionaria.

Se trata de Yolanda Rojas, comisaria primera de familia, quien en su momento -según Hurtado- le manifestó al secretario de Gobierno, Carlos Andrés Portela, que no iba a trabajar como consecuencia del supuesto positivo en la prueba del COVID. Sin embargo, el mismo Portela junto con la secretaria de Salud, Johana Aranda, la encontraron en horas de la noche en un conocido establecimiento.

Del mismo modo, esta redacción pudo establecer que ante el llamado de atención que se le hizo en el lugar, a Yolanda Rojas aparentemente no le quedó otra alternativa que mostrar la copia del resultado del procedimiento en el que se evidencia que es negativo.

Así las cosas, si bien no estaba violando ningún aislamiento y tampoco comprometía la salud de las demás personas puesto que no es portadora del virus, el caso fue trasladado a la Oficina de Control Único Disciplinario debido a que, según lo expresado por el alcalde, se había ausentado de su actividad laboral presencial bajo el argumento de un contagio inexistente.