Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 29.Noviembre.2020
Inacar
Secretaría Desarrollo Económico
  |   31.Julio.2020   |   Por:  
Gerardo Gómez

Tras doce días en coma inducido por COVID-19, Armando Gaitán volvió a la vida y nos contó su experiencia

Crédito: 
Suministrada
El empresario ibaguereño residente en Ecuador, vivó la experiencia más extrema de su vida y afirma que hoy más que nunca quiere vivir para poder ayudar a quienes lo necesiten.
Salud Tolima

A través de Ecos del Combeima, el pasado 7 de julio por radio y FacebooLive, Armando Gaitán nos contó cómo lo estaba pasando desde el hospital Metropolitano de Quito en el que se encontraba internado por causa del Coronavirus que lo atacó sin piedad, en tono pausado y con mucha preocupación, invitó haciendo un vehemente llamado a las gentes para que se cuidaran y no tomaran riesgos o fueran descuidados para contagiarse por esta grave enfermedad, con sorpresa, esa misma noche nos enteramos que había entrado a coma inducido debido al acelerado avance en el deterioro de su estado de salud.

Desafortunadamente, ese mismo día en horas de la noche, Gaitán entró en una fase  crítica y fue internado en la Unidad de Cuidados Intensivos en estado de coma inducido, en el cual permaneció durante doce días donde afirma que vivió una experiencia extrasensorial que para él fue como si hubieran sido tres meses y no doce días de su vida donde asegura, pudo hablar con Dios y sentir cómo le decía que iba a tener otra oportunidad para vivir y que por ahora no iba a morir.

 

 

“Yo estuve en una entrevista con ustedes ese día pero no recuerdo nada, vi el video y dije: Dios mío, estaba muy mal porque no podía ni moverme de la cama y recuerdo que decía que me daba mucho miedo que me tuvieran que intubar y precisamente al otro día me sucedió eso, hoy lo único que tengo para decirles es que se le peguen Dios, no he sido fanático ni pertenezco a ninguna secta o iglesia en especial pero siempre mantengo a Dios en mi corazón, creo en la virgen porque pienso que ella intercede a Dios por nosotros pero siempre lo lleve en mi corazón”; expresó.

Dijo que está muy agradecido con la gente de Ibagué que le expresaron su solidaridad en medio de esa situación y que si algún día salió un poco decepcionado de su ciudad, hoy en día tras haber visto tantas muestras de afecto y los mensajes de oración por su salud, comprendió que es una ciudad maravillosa donde sólo a través de la unidad de todos, se pueden lograr muchas cosas positivas para su desarrollo económico y humano.

“Mi situación fue muy compleja y difícil porque estuve muy grave de salud y al levantarme de un coma, no podía ni siquiera caminar, fue como cuando un niño está dando los primeros paso, me  tocó volver a  aprender a caminar porque no tenía ni fuerzas para hacerlo, me acuerdo que cuando entré en este coma, me sentí como en una nevera y veía desde mi pecho hacia abajo, veía mi cuerpo como con un aura y veía a toda mi familia llorando y lamentándose por mi partida y a muchos orando por mí, de pronto todo paró y veía como unas ‘filminas’ y ahí fue cuando escuché una voz, creo que es la voz de Dios y me decía que estaba ahí y que no me preocupara que no me iba a llevar, que confiara y que estaba conmigo, me dijo que me iba a dar lo que yo he buscado y me hizo unas recomendaciones, no sé qué pasó pero también me envió unas experiencias extrañas donde vi y sentí cosas duras o extrañas con las personas que han rodeado”, agregó.

 

Se trata de un relato impactante que le dejó además de haber tenido su vida pendiendo de un hilo, la sensación de levantarse de nuevo y aprovechar esta nueva oportunidad para seguir luchando por su familia y por ayudar al prójimo, a quien necesite de su apoyo, es enfático en afirmar que el cuerpo de médicos, enfermeras y demás personal que se dedica a esta labor, son como ángeles que Dios nos ha puesto para salvarnos y que debemos asumir nuestra responsabilidad y compromiso, no saliendo a las calles, usando el tapabocas y todos los elementos de bioseguridad y auto protección que se nos recomiendan para no contagiarnos y así proteger a nuestros seres queridos y a nuestros semejantes.

Escuche la entrevista completa: