Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 20.Octubre.2020
Inacar
50 años
  |   31.Agosto.2020   |   Por:  
Alberto Delgado

Los errores (Horrores) del lenguaje inclusivo

Alberto Delgado
Crédito: 
Internet
De las razones por las cuales no utilizo el sexismo lingüístico…Por: Alberto Delgado.

Una profunda preocupación me dejó la respuesta de un estudiante ante mi solicitud a que mejorara la redacción en un trabajo final de clase. Me decía el estudiante en mención, que había utilizado el lenguaje inclusivo porque una profesora de secundaria les obligaba a escribir de esa manera so pena de perder la materia. Le pedí que me ampliara sobre el tema y me comentó que la profesora les decía y obligaba a hablar y escribir utilizando lo que hoy se ha impuesto de moda: “El Lenguaje Inclusivo”. SÍ, el mismo con el que un dirigente de nuestro vecino país se refiere a los liceos (colegios) como liceos y liceas, algo así como colegios y colegias.  Mi preocupación se incrementó, cuando los demás estudiantes en mayor o menor grado me referían exactamente lo mismo.

Entonces me pregunté, y frente a esta situación que dice la RAE (Real Academia Española).

Encontré que el lenguaje se analiza desde varias perspectivas, la Lingüística que es la ciencia que estudia el lenguaje humano, la Gramática que es la disciplina que estudia las estructuras de la lengua. La Fonética que es la disciplina que tiene como objeto de estudio los sonidos del lenguaje en su concreta manifestación física. Y la Fonología, disciplina que estudia el nivel funcional de la expresión. De igual manera aparece la semántica lingüística que estudia el significado de las palabras de un lenguaje, desde dos componentes o formas de asignar el significado de las palabras, la Denotación y la Connotación. Además de lo anterior existe la Sintaxis del lenguaje que es la parte de la gramática que estudia la forma en que se combinan y se relacionan las palabras para formar secuencias mayores como los sintagmas y las oraciones, así como la función que desempeñan dentro de éstas. Sumado a lo anterior, la lexicología es la ciencia lingüística que estudia el léxico o vocabulario desde una visión general. Se dedica al estudio de los morfemas de la lengua, es decir, al estudio de las palabras, de manera que teoriza, define y clasifica las unidades del nivel léxico de una sociedad.

Encontré que la RAE, explica de manera enfática los errores (horrores) que se está cometiendo con el lenguaje:

Los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas, las y los, todos y todas…

Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.

El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones.

Debo aclarar, que sobre el particular la RAE tiene sendos documentos que por su extensión no los puedo compartir aquí, pero que dejan claro el uso inadecuado que actualmente se le está dando al lenguaje, sencillamente por algo que se está constituyendo en una moda que no obedece ni a la lingüística, ni a la gramática, ni a la semántica lingüística del lenguaje. Lo que se quiere imponer, es un sexismo lingüístico sin ningún referente válido… ¿Qué pensaría Miguel de Cervantes Saavedra sobre el uso burdo que se hace hoy del lenguaje? No me quiero ni imaginar. Qué diría frente a las palabras que en el año 2008 pronunciara la entonces Ministra de Igualdad de España Bibiana Aído Almagro cuando al dirigirse al gabinete dijo… Estimados y estimadas miembros y miembras del Gabinete…

Entre los sustantivos que designan personas, suelen ser comunes en cuanto al género los siguientes: […] Entre los terminados en -e forman grupo especial los que acaban en -nte, que suelen proceder de participios latinos: amante, cantante, cliente, delincuente, estudiante, gerente, informante, intendente, manifestante, narcotraficante, penitente, presidente, representante, traficante, viajante.

El lenguaje inclusivo nos invita a decir: la amanta, la cantanta, la delincuenta, la estudianta, la gerenta, la informanta, la narcotraficanta, etc.

Lo preocupante de todo esto es que, si es cierto lo que me refieren los estudiantes, desde las mismas instituciones educativas se está degradando la estructura del lenguaje. Pero no siendo suficiente esto, he estado escuchando a algunos profesores y personas en general mencionar los siguiente: … “Una cosa es la teoría y otra la realidad”, haciendo referencia a que las universidades se deben volver más prácticas, y menos teóricas. Sin desconocer la importancia de la práctica, que basada en la experiencia genera competencias, no se puede desdeñar a la ligera la importancia de la teoría, la Teoría tiene un carácter científico, y se rige por hipótesis o supuestos que los científicos se encargan de verificar... sirve para explicar la realidad (por qué, cómo, cuándo ocurre el fenómeno que se estudia), para ordenarla en una serie de conceptos e ideas; es el fin definitivo de cualquier investigación científica. Es decir, la teoría nace de la realidad, por ende, es un gravísimo error decir que una cosa es la teoría y otra la realidad. La forma de explicar los hechos no puede estar ligada solo a la práctica, es conocido que en la época medieval la explicación de la vida estaba amarrada a creencias y opiniones, que con ellas terminaron llevando a la hoguera a más de una persona que se atrevió a teorizar sobre diferentes áreas del conocimiento. Recordemos que la santa inquisición muy practica y todo, decía que la tierra era plana y que la misma era el centro del universo. De igual manera afirmaba que todos los planetas giraban alrededor de la tierra (la visión geocéntrica del universo).

Galileo Galilei en su libro Sidereus Nuncius y luego de la aplicación de un método científico, logra teorizar que la tierra es redonda, que no es el centro del universo y que además los planetas y el sol no giran alrededor de la misma, esto le costó una persecución por parte de representantes de la iglesia y la santa inquisición que se evidencia en una carta que enviara el cardenal Belarmino en donde cita: Y no se puede responder que esto no es materia de fe, porque si no es materia de fe ex parti obiecti (respecto al objeto) es materia de fe ex parte dicentis (por quien lo dice). Y tan herético sería como quien dijera que Abraham no tuvo dos hijos y Jacob doce, o quien dijera que Cristo no nació de Virgen. — Cardenal Belarmino, «Carta a Foscarini». Opere XII, pp. 171-172. Para decir que Galileo se equivocaba y que era un hereje, además utilizaron el siguiente argumento, muy practico por cierto:  el pasaje bíblico en el Libro de Josué (Josué) en el cual Josué detiene el movimiento del Sol y de la Luna, desde la tierra que estaba totalmente quieta y fue utilizado como arma teológica contra Galileo.

De igual manera Galileo demostró que las manchas del sol no eran estrellas que se interponían entre el sol y la tierra como creía Aristóteles y más tarde la iglesia, estos esgrimían que el sol era incorruptible en tanto que era creado por Dios y todas sus obras eran perfectas, esto significaba que no podía presentar manchas. Galileo logró demostrar a través de sus indagaciones científicas que las manchas si eran del sol y la razón de las mismas, elementos que aún hoy día siguen siendo objeto de estudio e investigación.

Sin la teoría y la ciencia, estaríamos aún en la época medieval, posiblemente quemando y llamando herejes a todos los científicos. Es de anotar que la ciencia no tiene respuesta a todo, o que nunca se equivoque, pero también es cierto que, sin la ciencia y el conocimiento, no podría estar utilizando este ordenador para escribir esta columna.

También es cierto que en muchas ocasiones el lenguaje de la ciencia es complejo y confuso. El uso de las matemáticas complejas para poder demostrar teorías saca de quicio a muchos incluso a mí, pero ello no conlleva a desdeñar el método científico que valga la pena mencionar, sigue en constante construcción y evolución.

No podemos seguir imponiendo modas lingüísticas ni desdeñando la teoría, no vaya ser que terminemos perdiendo el norte enfocándonos estrictamente en el juego de la practicidad, que si bien es cierto es importante para facilitar procesos y pertinente para construir competencias, no lo es para abordar con rigurosidad el complejo mundo del conocimiento.

ALBERTO DELGADO CORTÉS

Economista

MBA Magister en Administración de Empresas con especialidad en Sistemas de Gestión de Calidad - Chile.

Profesor investigador Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad del Tolima

Asesor académico pasantías nacionales e internacionales 

Ponente a nivel internacional UNAM México – Universidad Veiga de Almeida Rio de Janeiro, Brasil – Universidad Técnica de Cotopaxi Ecuador.

*Las ideas plasmadas en este documento no comprometen a la Universidad del Tolima, solamente son responsabilidad del autor.