|   23.Febrero.2012   |   Por:  

Sacerdotes, encartados con restos de Germán Pardo García

Aranzalez
<p>El poeta ibaguere&ntilde;o muri&oacute; en Ciudad de M&eacute;xico hace diez a&ntilde;os.&nbsp;</p>
Velotax

El padre Camilo Torres anunció esta mañana en Econoticias que por recomendación de la comunidad sacerdotal tendrá que sacar los restos del poeta Germán Pardo García, que reposan en el mausoleo de los sacerdotes del Cementerio de San Bonifacio. 
Pardo García es un importante poeta Ibaguereño que temprano tuvo que irse a Soachí en compañía de su padre viudo. Luego se estableció en Ciudad de México, en donde vivió por más de 40 años en una forma de exilio voluntario, durante el que editó una importante revista para Estados Unidos y  latinoamérica. 
Pardo García murió en México en el año de 1992, por lo que, luego de los honores a su féretro en Soachí, fue traído a Ibagué en donde se le dió cristiana sepultura, en medio de los saludos y los pañuelos blancos de los estudiantes ibaguereños.
La obra del poeta es un correlato sobre la injusticia social, la guerra y la muerte, grandes preocupaciones que persiguieron su obra y su vida, y por las que fue candidatizado tres veces al premio Nóbel. 
La situación pone en la palestra el trato despótico que han tenido los artistas y los hombres y mujeres dela cultura tolimense en el departamento. Los sacerdotes han dicho que en su mausoleo no puede haber un poeta, porque es exclusivo para los jerarcas de la iglesia.