Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 17.Enero.2021
  |   10.Enero.2021   |   Por:  
Óscar Barreto

Sabios e indisciplina social

Alcaldía de Ibagué
Crédito: 
Suministrada
La pandemia no puede utilizarse como un instrumento político o para la política electoral, sería mezquino hacerlo, inapropiado y deshonesto.

La pandemia sigue su paso arrebatador por todos los rincones del mundo y digo arrebatador porque, eso ha hecho con la tranquilidad, la vida, la economía y la cotidianidad, también ha sido arrebatadora la pandemia con el juicio mental, intelectual y académico de muchos, que hacen análisis, esbozan tesis, posando como conocedores de los mas complejos conocimientos en materia de epidemiologia, virología o de la medicina en general, otros, de lo que oyen o ven, concluyen sobre la economía, decisiones gubernamentales, sociología o los sectores que pueden realizar o no actividades de acuerdo al criterios de esos “sabios”. 

Esta pandemia es un drama mundial de incalculables proporciones, presidentes de grandes potencias como China, Estados Unidos, Alemania, Francia y otros países, no han podido contener en términos de la medicina y la economía, las devastadoras consecuencias del COVID 19.

En Colombia, como en otros países la voluntad del gobierno nacional y de los gobiernos regionales y locales, ha sido inmensa en tratándose de hacer lo mejor, todos sin exclusión han hecho desde su capacidad y voluntad, lo que han creído mejor para los ciudadanos, han soportado los embates de esos “sabios” que desde la tribuna critican y critican, se ideologizó y politizó la lucha contra la pandemia, me entristece leer y escuchar voces queriendo muertos y tragedias, solo para que a  uno u otro gobernante le vaya mal. Por eso quienes conocemos lo público y quienes, por supuesto entendemos desde la experiencia y el sentido común esta pandemia, sabemos que estas son épocas de unidad y respeto por la institucionalidad, de tener solidaridad con el presidente, los gobernadores y alcaldes, que enfrentan este fenómeno nuevo y mundial. 

La pandemia no puede utilizarse como un instrumento político o para la política electoral, sería mezquino hacerlo, inapropiado y deshonesto. Sigo rogando a Dios y a la ciencia encontrar el camino para pronto salir de esta terrible realidad, a los ciudadanos que no han tenido el comportamiento adecuado, tomar conciencia sobre las enormes consecuencias de la indisciplina social, que acrecienta problemas en la vida y la economía de nuestro país. Pronto veremos la luz al final del túnel, mucho de esa realidad depende, de la responsabilidad y el buen comportamiento de los ciudadanos como individuos e integrantes de una sociedad.