Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 05.Diciembre.2020
Inacar
Secretaría Desarrollo Económico
  |   20.Octubre.2020   |   Por:  
Carolina Toro

Póngale el ojo a los ojos de sus hijos

Crédito: 
Javier Pérez / Ecos del Combeima
Otro efecto colateral de la pandemia provocada por el COVID-19, es la aparición de miopía infantil, producto de la escasa o nula exposición al aire libre. Por: Carolina Toro.
Salud Tolima

La miopía puede convertirse en un problema de salud pública si como padres no actuamos a tiempo. La miopía es la visión borrosa de objetos lejanos y está asociada, en algunos casos, al fracaso escolar en los niños, ya que al no ver bien, su desempeño educativo   disminuye y pueden ser considerados como distraídos o hiperactivos erróneamente. 

Los factores de riesgo son varios, dentro de los cuales se destaca el hereditario, pues si los dos padres o alguno de ellos es miope, la posibilidad de padecer la enfermedad es muy probable; factores como permanecer a menos de 20 centímetros de pantallas de tv, smartphones o tabletas, pueden incidir también en la aparición de la enfermedad. Los expertos señalan que no deben permanecer más de 2 horas al día viendo pantallas, lo cual en la actualidad es difícilmente controlable debido a la virtualidad de la educación que nos generó la aparición del Covid 19. El mismo riesgo corren los que leen más de una hora y media al día, pues quedan expuestos a una visión de cerca prolongada. Hace 70 años, China tenía un 20% adolescentes y adultos miopes, hoy tienen el 90% de adolescentes miopes y el 33% de la población total.  En el mundo, antes de pandemia, la participación es cercana al 5%.  Los hábitos de vida de las personas en China involucran largas jornadas de estudio o trabajo al interior de sus casas u oficinas, con el agravante del exceso de exposición a la luz de las pantallas.

Pese lo anterior, numerosos estudios afirman que no hay evidencia científica que asocie la miopía a las pantallas, y puede ser que haya algún sesgo comercial de por medio, lo que sí es cierto, probado y concluyente, es que la falta de exposición a la luz solar es determinante en la aparición de la miopía. Hacer actividades al aire libre impide el alargamiento del globo ocular; tener un ojo alargado hace que los objetos se enfoquen por delante de la retina y no sobre ella,  es por esto que se ve borroso. Practicar actividades al aire libre, estimula la generación de dopamina intraocular, y este neurotransmisor, que se produce durante el día, va a bloquear el alargamiento del ojo.

La pregunta ahora sería cuánto tiempo se necesita de exposición de luz solar diaria, y encuentro debería ser por lo menos de 3 horas a 10.000 lux.  Un día soleado representa 10.000 lux, mientras que una oficina o un salón de clases iluminado solo aporta 500 lux. En países como Australia han determinado que los niños deben permanecer por lo menos 3 horas diarias al aire libre.

La OMS, en el primer informe mundial sobre la visión, publicado el 8 de octubre del año pasado expresó que la miopía era una de las afectaciones visuales que estaban incidiendo en los 2.200 millones de personas con afectaciones visuales en el mundo y que “el aumento del tiempo que se pasa en espacios interiores y de las actividades que implican una «visión de cerca» están provocando que un mayor número de personas padezcan miopía. El aumento del tiempo en el exterior puede reducir este riesgo”.

La miopía es el inicio y en la adultez se pueden presentar otras patologías como cataratas, desprendimiento de retina, glaucoma y finalmente ceguera; lo bueno es que visitar al especialista a tiempo puede corregir la situación, pues ya se tiene la posibilidad de tratamientos con gafas, lentes de contacto, gotas y cirugías. Lo importante es impedir que siga desarrollándose la enfermedad.

Este año caracterizado por el encierro nuestro y de nuestros niños, seguro disparará la cifra de miopes en el país y en el mundo entero; saber  que esto se puede evitar y parar con mayor tiempo al aire libre y con seguimiento del oftalmólogo y optómetra ya es de gran ayuda, pues no debemos confiarnos en que solamente podría tenerse miopía si se tienen antecedentes familiares; por otro lado, incrementar la exposición a la luz solar, implica  la práctica de otras actividades que benefician la salud, como el desarrollo de actividades físicas, además los niños que estén mayor tiempo al aire libre, estarán menos tiempo frente a pantallas. Lo importante aquí no es satanizar las pantallas, es saber que lo determinante es la exposición del ojo a la luz solar como factor determinante en la no aparición de la miopía. Recomiendo consultar al especialista y ponerle el ojo a los ojos de nuestros hijos. Un estudio ocular completo no se hace en 10 minutos, tome su tiempo y acuda a profesionales que le den un diagnóstico serio y completo.

Nota Final. Agradezco a la Doctora Carolina Castiblanco, Optómetra Magister, dueña de La Óptica Casa de Visión, por su orientación en la elaboración de esta columna de opinión.