Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 20.Enero.2021
  |   07.Mayo.2020   |   Por:  
Carolina Toro

Covid -19 pasará y vendrán otros más

Crédito: 
Javier Pérez / Ecos del Combeima
“Empezar por cambiar hábitos de consumo, no dejarnos seducir por las próximas campañas publicitarias que nos incitarán a comprar lo que ya descubrimos no necesitar, consumir productos amigables con el medio ambiente, apoyar emprendimientos, marcas, empresas que sean social y ambientalmente responsables”: Carolina Toro.

El virus del Covid -19 es parte de nuestro ecosistema y según Fernando Valladares, puede ser el inicio de una serie de enfermedades que se vienen si no cambiamos nuestro relacionamiento con la naturaleza. La degradación de los ecosistemas y la globalización han generado la que las zoonosis, conocida como una infección humana de origen animal,  deje de ser local y se extienda mundialmente a gran velocidad como lo hizo el Covid -19. Para el científico, el virus no fue creado en laboratorio y su origen es culpa de la humanidad que ha venido degradando la naturaleza, disminuyendo la cantidad de especies que permitían un control de los patógenos. La comercialización de animales, que sufren encierro, mala alimentación , malos tratos y que finalmente son vendidos y sacrificados para ser comidos, genera una baja de defensas producto del estrés que viven propiciando un escenario perfecto para que la carga viral se incremente y se desarrollen enfermedades. Afirma que los animales no nos han buscado y que hemos sido nosotros quienes los hemos acercado a nosotros, trayendo consigo su carga patológica o viral. Los patógenos que pueden ser una bacteria, un hongo o un virus. Valladares afirma que la gripa aviar o la fiebre porcina, son ejemplo de zoonosis, causada por las difíciles condiciones que viven al dejar de  ser animales libres a ser un producto, en otras palabras, el animal se vuelve infeccioso a causa del fastidio o estrés que el hombre le produce.  La cantidad de patógenos o virus es enorme y pueden habitar en cualquier forma, pero el problema no es que exista si no la cantidad  y que ante patógenos nuevos nuestro sistema inmune no esté preparado.

La biodiversidad nos protege en la medida en que hayan especies que controlen a otras, de tal forma que se logre un equilibrio; si una especie desaparece y otra portadora de algún patógeno sufre una explosión demográfica, a causa de no tener un depredador para su especie, el patógeno puede crecer y terminar transmitiéndose a un humano. Añade que el control de la población animal se hace  gracias a las relaciones parasitismos, de competencia,  depredador y presa, en las diferentes especies.  Cuando se construye una carretera, un complejo turístico, un condominio, son muchas las especies que se mueren y es ahí donde el hombre empieza a degradar la naturaleza, pues al haber biodiversidad, es decir, un sistema rico en especies,  estamos protegidos, mientras que al no haberla, estamos amenazados. La destrucción de los ecosistemas pone de manifiesto nuevos patógenos poco conocidos como está ocurriendo con el deshielo ártico y mientras siga creciendo el calentamiento global, las actividades humanas sigan destruyendo ecosistemas, no se podrá descartar que sigan apareciendo nuevos virus, bacterias u hongos que amenacen la vida humana y que nos ponga  a experimentar con mayor frecuencia nuevas pandemias.

Reinventarnos no solamente implica generar nuevas fuentes de ingreso, replantear prioridades, depurar relaciones, descubrir talentos, potencializar habilidades, sino también reflexionar sobre nuestro relacionamiento con el medio ambiente que debe ir más allá de reciclar, pues ya pudimos probar lo vulnerable que es nuestra raza, por lo cual hay que tener mayor conciencia ambiental y actuar; empezar por cambiar hábitos de consumo, no dejarnos seducir por las próximas campañas publicitarias que nos incitarán a comprar lo que ya descubrimos no necesitar, consumir productos amigables con el medio ambiente, apoyar emprendimientos, marcas, empresas que sean social y ambientalmente responsables y fomentar que los futuros líderes tengan la agenda ambiental en primer renglón. Cualquier iniciativa tendiente a proteger la biodiversidad debe ser respaldada y así evitar que nos lleguen más pandemias, que el agua sea un recurso escaso, que se acaben nuestros bosques y que lo único que nos quede sea la tecnología al servicio del consumo desmedido de la humanidad.