Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 20.Enero.2021
  |   07.Abril.2020   |   Por:  
Carolina Toro

Los retos económicos de nuestro Alcalde

Crédito: 
Javier Pérez / Ecos del Combeima
En la medida en que incrementan los casos de contagio y las muertes, también crece la ansiedad, el estrés, el deseo de sobrevivir a la convivencia, que se convierte en un reto más, y de lograr que los sueños permanezcan intactos. Por: Carolina Toro.

¿Cuántas empresas podrán sobrevivir en el Tolima si no logran acceder a los créditos que el Gobierno Nacional anuncia?

En la medida en que incrementan los casos de contagio y las muertes, también crece la ansiedad, el estrés, el deseo de sobrevivir a la convivencia, que se convierte en un reto más, y de lograr que los sueños permanezcan intactos. Encontrar motivos para continuar en la medida en que el miedo nos paraliza y necesitamos auto motivarnos para encontrar la fórmula mágica de traducir la frase famosa de convertir la crisis en oportunidades.  Es alentador encontrar un Alcalde solidario, que piensa en todos los sectores y que pese a las críticas, sigue adelante generando estrategias para amparar a toda la población de Ibagué. Su prioridad han sido los más vulnerables y en este sentido ha dispuesto un plan muy enfocado hacia llegar con ayudas a los más necesitados. Si bien es cierto que es indiscutible que por ahí debía empezar, el reto que tiene ahora es resolver qué hacer con la economía de la ciudad y cómo puede proteger el empleo que las micro, pequeñas y medianas empresas generan en Ibagué. No recibió una ciudad con las arcas llenas y cuando empieza a estructurar su plan de Gobierno, se encuentra con la necesidad de sortear la crisis, suspender su plan de gobierno, anticiparse con medidas impopulares pero eficientes como el toque de queda y en paralelo ejecutar el plan articulado con la Gobernación  y el Gobierno Nacional para  salvar las vidas de los Ibaguereños.  Ningún gobernante en el mundo estaba preparado para esta crisis y pocos tuvieron la valentía de anticiparse como lo hizo desde que expidió el decreto 212 del 2020. Ante la ampliación de la medida de aislamiento tiene el reto de resolver qué pasará con las empresas, tarea que seguramente estará adelantando con su equipo asesor  y el apoyo de los gremios con quienes es muy receptivo. Pensar en que esta situación nos hubiera llegado si con un Alcalde lejano a los empresarios y gremios, seguramente tendría temblando a mas se uno; afortunadamente, es una administración de puertas abiertas muy orientada al servicio y a hacer que las cosas pasen.

La discusión se centra ahora entre la salud y la economía y podríamos quedarnos exponiendo los diferentes puntos de vista, todos muy válidos, sin embargo, son conceptos que no deberían ser excluyentes y podrían complementarse; en tal sentido mi  invitación es a no juzgar y respetar los dos puntos de vista, confiar en que el Gobierno Nacional, Departamental y Local  tomarán la mejor decisión con base en  cifras y datos originados en fuentes confiables. En la  medida que avance la expedición de Decretos Nacionales para conjurar la crisis, debemos estar seguros que nuestro Alcalde, Andrés Fabian Hurtado, que por cierto cumple sus primeros 100 días de Gobierno próximamente, tendrá la sabiduría para adelantar lo que se requiera y sea posible, para salvar la economía de nuestra ciudad y protegernos mientras el Gobierno Nacional continua avanzando en la reglamentación que permita hacer realidad las ayudas para todos.

Con las disposiciones del Gobierno como las de respaldar las deudas a través del Fondo Nacional de Garantías con su programa  “Unidos por Colombia”, sumado a las líneas de crédito de Bancoldex  para poder mitigar el impacto económico de las empresas, ya tenemos claro EL QUÉ  y lo que habría que resolver es EL CÓMO, pues para el caso concreto de los créditos de Bancoldex, el mecanismo es acudir a la Banca para estudie cada solicitud de crédito y se proceda a aprobar o negar el crédito. Al parecer, el teletrabajo y el proceso de implementación de los alivios financieros de cada banco, hacen que el proceso de otorgamiento de los créditos que respalda el Gobierno a través de Bancoldex sea poco ágil sumado a que los ciudadanos estamos supeditados al estudio de crédito de cada entidad financiera acorde a sus políticas de riesgo. Es así como surgen dudas tales como qué pasa si existen reportes negativos en centrales de riesgo, si la capacidad de endeudamiento no es la óptima o si es una empresa constituida hace menos de dos años.  Los que necesitan beneficiarse de las líneas de crédito de Bancoldex no solamente son las grandes empresas sino también las pequeñas que no tienen el flujo de caja para soportar uno o dos meses sin ingresos al no poder operar en virtud de la medida de aislamiento, pero si deben continuar pagando arriendos, impuestos,  aportes a seguridad social, salarios, etc.  Conviene llamar la atención frente a este punto y esperar que a través de los gremios, la opinión pública y los representantes del Gobierno se logre convencer a las instituciones financieras,  para que flexibilicen sus requisitos a fin de ampliar la cobertura. Hay que tener en cuenta que muchas empresas ya venían recuperándose del año pasado y empezaba a gestarse un ambiente de crecimiento en el mercado de nuestra región, dicha que duró muy poco porque llegó el COVID-19.  Hay que tener en cuenta que el empleo en Colombia lo generan las micro, pequeñas y medianas empresas en una proporción del 80%.  Con la  reciente ampliación del aislamiento obligatorio hasta el 27 de abril, se requieren procesos y aprobaciones ágiles que salven las empresas en Colombia.

Se dice que la economía tardará 40 años en recuperarse, que debemos cuidar nuestra calificación de riesgo país para que no haya fuga de capitales, que nuestro Gobierno ha sido referente en el manejo de la emergencia y que todos aquí vamos a perder, o mejor decir que aquí todos debemos aportar.  Ojala en la medida en que pierden los ingresos, también vayamos perdiendo el miedo, ganando confianza y desarrollando empatía, pero la empatía autentica, no la del discurso bonito que ha sido una moda en los últimos meses pero no trasciende a la práctica. Los múltiples llamados a la solidaridad y los aportes que todos los ciudadanos hemos hecho para ayudar a otros, no son más ni menos valiosos, son autenticas muestras de amor y en eso es en lo que tenemos que enfocarnos, en agradecer y en dar, pero no para la foto como lo expresaba en mi anterior columna, si no por comprender que somos parte de un sistema,  y que en la medida en que nos mueva el amor, no va a haber cabida para la envidia y el juicio.

Usted desde la posición que juegue, como deudor o acreedor, puede contribuir en generar confianza o generar miedo.  Como sociedad debemos superar no solamente el Covid-19 y la crisis económica, si no también nuestros demonios internos, los que en virtud del miedo y la incertidumbre aparecen, los que nos genera afectación mental y limitan nuestra creatividad para hallar soluciones y alternativas. Leer libros de auto ayuda, meditar, rezar, hablar, informarse  y lo que usted encuentre como herramienta de paz,  puede ser la diferencia entre aprender y capitalizar la experiencia para reinvención, crecimiento y desarrollo, o ahogarse en los problemas y entrar en pánico y parálisis.

Muy bien por nuestro Gobernador Ricardo Orozco que fue oído  y seguramente fue uno de los que con base en datos concretos contribuyó para que el Gobierno Nacional decidiera la continuidad del aislamiento preventivo obligatorio. Ahora solo necesitamos que los Bancos aporten verdaderamente a la solución y dejen de ponerle trabas a los empresarios.